13 de enero de 2015 12:09

Charlie Hebdo resiste al fanatismo religioso con un Mahoma llorando en su portada

Charlie Hebdo

El nuevo redactor jefe de del semanario satírico francés Charlie Hebdo, Gerard Biard muestran la próxima portada de la revista durante una rueda de prensa. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 7
Contento 16
Agencia AFP
París

Charlie Hebdo decidió seguir resistiendo al fanatismo religioso al publicar en la portada de su edición  una caricatura del profeta Mahoma proclamando “Yo soy Charlie”, matizado por un tierno e inesperado “Todo está perdonado”.

“Es ante todo un hombre que llora”, explicó en rueda de prensa el dibujante Luz, autor de la viñeta.

“Es un Mahoma mucho más simpático que el esgrimido por los que abrieron fuego” en el atentado, agregó por su parte Gerard Biard, jefe de reacción del semanario, blanco de un ataque que dejó 12 muertos la semana pasada.

La edición que saldrá a la venta el miércoles 14 de enero en tres millones de ejemplares será traducida en versión electrónica al árabe y al turco, además de inglés, español e italiano.

Para la versión en turco, Charlie Hebdo se asoció al diario opositor Cumhuriyet que incluirá un cuaderno con la revista en su edición normal. Otro tanto hará por ejemplo el diario italiano Il Fatto Quotidiano.

En un video publicado antes de la rueda de prensa, Luz dijo que el mensaje en la portada “es un mensaje a lo Charlie Hebdo, o sea que arréglenselas solos” para interpretarlo.

“No cederemos en nada, si no todo esto no habría tenido sentido”, dijo Richard Malka, abogado del semanario.

La frase "Je suis Charlie” ("Yo soy Charlie") se convirtió en el emblema de la repulsa mundial a los atentados islamistas y fue coreada o enarbolada en carteles por millones de personas en las manifestaciones masivas del domingo.

La nueva edición del irreverente periódico fue preparada por los supervivientes del sangriento atentado que mató a algunos de los más famosos caricaturistas de Francia, como Cabu, Charb, Wolinski, Tignous y Honoré, y criticará como de costumbre el orden establecido, los políticos y las religiones.

Tras el espaldarazo que significaron las manifestaciones que sacaron a la calle a casi cuatro millones de franceses, los autores del número decidieron mantener su línea editorial.

En 2006, Charlie Hebdo reprodujo las caricaturas de Mahoma cuya publicación en el diario danés JyllandsPosten habían desencadenado violentas manifestaciones.

Desde entonces y antes del atentado, el semanario satírico francés sufrió también un incendio criminal y numerosas amenazas.

Los dos yihadistas que mataron a 12 personas en la sede de la revista salieron gritando: “¡Hemos vengado al profeta! ¡Hemos matado a Charlie Hebdo!”.

Mafalda también es Charlie 

El número del miércoles fue confeccionado únicamente por miembros del equipo del diario y saldrá a la venta en 25 países, pero no incluirá dibujos de humoristas gráficos externos que publicaron innumerables bocetos en homenaje a las víctimas.

Desde Buenos Aires, el dibujante argentino Quino, de 82 años, amigo de Wolinski, estimó que su heroína Mafalda habría sentido una “profunda pena”. Quino hizo posar a la anticonformista niña con un cartel “Yo soy Charlie” y junto a la portada de la nueva edición.

En cuanto a la presencia de Mahoma, que los musulmanes tienen prohibido por su religión representar de manera figurativa, el abogado Richard Malka recordó que los dibujos del profeta eran algo habitual en las columnas del semanario.

“Desde hace 22 años, no hubo un solo número de Charlie Hebdo sin caricaturas del papa, de Jesús, de curas o rabinos, de imanes o de Mahoma”. “Lo asombroso sería que no la hubiera”, añadió.

Según Malka, que rechaza tajantemente la acusación de islamofobia, “el espíritu de Charlie Hebdo implica también un 'derecho a la blasfemia'. Charlie Hebdo no es una revista violenta sino irreverente, que busca hacer reír”.

Y aclara que Charlie Hebdo “ha tomado como blanco habitual mucho más al cristianismo que al Islam”.

La organización que representa a los musulmanes en Egipto, Dar al Ifta, advirtió que la publicación de una nueva representación del profeta Mahoma es una “provocación”.

Las organizaciones musulmanas de Francia exhortaron por su parte a su comunidad a la “calma”, a evitar “reacciones emotivas o incongruentes incompatibles con su dignidad” y a “respetar la libertad de opinión”.

La nueva edición de Charlie Hebdo se difundirá en Suiza, Bélgica, Canadá, Eslovaquia, Holanda, Noruega, Gran Bretaña, Isla Mauricio, Estados Unidos y España y muchos otros países encargaron ejemplares.

En Francia habrá 27 000 puntos de venta en lugar de los 20 000 habituales, y los ejemplares se repartirán diariamente del 14 al 19 de enero y luego estarán en venta durante ocho semanas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (2)