19 de marzo de 2018 22:53

El Centro de Arte Contemporáneo acoge a un novedoso huerto acuapónico

Un huerto acuapónico es un sistema de producción sostenible de plantas y peces. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

Un huerto acuapónico es un sistema de producción sostenible de plantas y peces. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 6
María Belén Merizalde

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Un novedoso espacio que da vida a plantas y peces se esconde en un pequeño rincón del Centro de Arte Contemporáneo (CAC), ubicado en el barrio de San Juan, en el centro de Quito.

Se trata de un huerto acuapónico, que fue creado por el CAC y recibe la participación periódica de los moradores del sector, sobre todo de los adultos mayores del programa 60 y Piquito.

Un huerto acuapónico es un sistema de producción sostenible de plantas y peces. La acuaponía combina por un lado la acuicultura tradicional, que es la cría de animales acuáticos, y por otro la hidroponía que es el cultivo de plantas en agua.

Para construir este pequeño huerto el CAC reutilizó algunos materiales como cubiertas e incluso antiguas tinas de baño y pusieron en marcha su idea.

Gledys Macías, mediador comunitario del CAC, explica que realizaron algunos diálogos con los vecinos hasta llegar a acuerdos que les permitieran definir qué iban a cultivar.

“Acordamos que daríamos un espacio para las plantas medicinales, otro para las alimenticias y uno más para las ornamentales. Además, a través de las conversaciones definimos que criaríamos tilapias y peces decorativas”, explicó el funcionario.

El procedimiento arranca con el agua en donde habitan los pequeños peces que se van a criar. Este líquido es absorbido a través de una bomba y es trasladado a un tanque en donde existe una colonia de bacterias nitrificantes, que son las encargadas de transformar el amoniaco que producen los desechos de los peces en nitrito y este a su vez se convierte en nitrato y finalmente esa agua llega a las plantas que están siendo cultivadas.

Las plantas absorben esta agua y nuevamente el líquido regresa en condiciones óptimas hacia las tinas en donde habitan los peces.

Para Macías este proyecto es sumamente experimental y educativo.

Por ahora ya se pueden observar pequeñas plantas de frutilla, acelga, apio, perejil, tomate, papa, col, cebollín y otras.

A decir del mediador lo importante es crear estos espacios y que la comunidad se vincule a estas iniciativas verdes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)