18 de abril de 2016 15:51

Dramáticos momentos se viven en el cementerio de Portoviejo

Las edificaciones del centro de Portoviejo quedaron en escombros luego del terremoto del pasado sábado 16 de abril del 2016. Los cadáveres de personas que fallecieron producto del movimiento telúrico están siendo reconocidas por sus familiares. Foto: Vice

Las edificaciones del centro de Portoviejo quedaron en escombros luego del terremoto del pasado sábado 16 de abril del 2016. Los cadáveres de personas que fallecieron producto del movimiento telúrico están siendo reconocidas por sus familiares. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 239
Indiferente 6
Sorprendido 3
Contento 6
Fernando Medina

Los cadáveres llegan en el balde de una camioneta. Cuatro personas con mascarillas los colocan en una mesa de metal. Enseguida familiares se acercan, los besan y los visten, mientras lloran y sostienen sus manos pálidas.

Piden traer un ataúd. Lo bajan de una camioneta. Allí hay cinco cajas más. Otros tres carros también están cargados de féretros. En eso Pablo, un joven cuenta que es su tía de 37años. Se llamaba Merly Arteaga y murió trabajando en una farmacia. El local estaba en la planta baja de un edificio de cinco pisos, estaba ubicado en el centro de Portoviejo. El lugar más afectado por el terremoto del sábado pasado. El cuerpo de Merly fue hallado a las 10:00 de hoy y enseguida fue trasladado a uno de los cementerios de la ciudad.

A ese campo santo han llegado 30 muertos entre el domingo y ayer.

De hecho, a 50 metros de donde está Merly, la familia Solórzano sepulta a cinco parientes: tres niños y dos adultos. Ellos vivían en Portoviejo pero fallecieron en un hotel de cinco pisos en Manta. El domingo una tractor los encontró debajo de los escombros. Uno de sus familiares cuenta que fueron a Manta de paseo.

Cinco familiares de Guayaquil también viajaron a esa localidad. Ayer fueron sepultados en su ciudad. La madre de Paola, una de las víctimas está sentada en una silla de plástico y grita "se me fue mi Paolita, se me fue mi hija". Esto mientras el ataúd de Paola baja a un orificio de tres metros. Allí es sepultada junto a un niño de ocho años.

La imagen aérea muestra las estructuras que cedieron en el terremoto del pasado sábado 16 de abril del 2016 en Portoviejo, Ecuador. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

La imagen aérea muestra las estructuras que cedieron en el terremoto del pasado sábado 16 de abril del 2016 en Portoviejo, Ecuador. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

De inmediato Kenny Vinces con gafas y sombrero pide a sus primos que le ayuden a cargar los ataúdes de sus hijos de tres y ocho años. Antes de sepultarlos cuenta que estaba trabajando cuando sintió el sacudón. Luego intentó llamar a su esposa pero ya no contestó. Los encontraron a las 09:00 de ayer, estaban abrazados.

Las historias se repiten, madres, padres e hijos entierran a sus seres queridos. Bajo un intenso sol de medio día, en el campo santo existen decenas de personas vestidas de negro y blanco. Son al menos 10 familias que esperan a un mini tractor que forma una bóveda en la tierra.

Ray García es uno de ellos. Al pie de los ataúdes de su cuñada, esposo e hijo decía que fue mala suerte, pues fallecieron comprando en una farmacia. Solo un hijo de siete años sobrevivió. Ahora quedará a cuidado de sus tíos.

Los trabajos con maquinaría pesada comenzaron en Portoviejo. La imagen aérea muestra los escombros de la ciudad. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Los trabajos con maquinaría pesada comenzaron en Portoviejo. La imagen aérea muestra los escombros de la ciudad. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Todos los cadáveres que han llegado al cementerio han sido identificados y registrados en las hojas de defunción del Campo Santo. No han realizado los trámites legales de rutina, pues están en descomposición y su sepultura es emergente. Así lo señala una de las administradoras del cementerio. De hecho dicen que en la ciudad existen cuerpos que no han podido ser rescatados y el olor empieza a tornarse fuerte.

La mañana de ayer, grupos de rescate indicaron al menos cinco estructuras colapsadas en el centro de Portoviejo. En esas edificaciones había sospecha de que hay víctimas.

Por eso el prefecto de Manabí, Mariano Zambrano, en una entrevista con EL COMERCIO señaló que son los COE de cada ciudad los que están encargados de los trámites legales de las víctimas. Intentamos buscar información en esa entidad pero no se encontró una autoridad de la misma . En tanto que decenas de personas registran a los familiares en listados que se recogen en el ECU911.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (65)
No (23)