4 de julio de 2015 15:24

Catedral de Guayaquil concentra agitación comercial previo a llegada del Papa

El local de la Librería Arquidiocesana, en la Catedral, lució lleno de feligreses que buscaban un recuerdo o el ‘kit del Papa’. Foto: Mario Fausto / EL COMERCIO

El local de la Librería Arquidiocesana, en la Catedral, lució lleno de feligreses que buscaban un recuerdo o el ‘kit del Papa’. Foto: Mario Fausto / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Alexander García

Los alrededores de la Catedral Metropolitana de Guayaquil, ubicada en pleno centro, concentró la mañana de este sábado 4 de julio del 2015 una fiebre comercial alusiva a la visita del papa Francisco, que arribará la mañana del lunes al Puerto Principal.

La mayor agitación se produjo al interior de la Librería Arquidiocesana, en el flanco de la calle Clemente Ballén de la iglesia. Una treintena de personas llenaban el pequeño local, hacían filas para pagar o para retirar recuerdos conmemorativos de la llegada del Sumo Pontífice.

Lo que más buscaban los feligreses era el ‘kits peregrino’ de la Arquidiócesis de Guayaquil que por USD 5 ofrece un bolso, una camiseta blanca con la imagen de Su Santidad, pulsera, libro con los cuatro evangelios, el programa de la misa con los cánticos que se entonarán en el encuentro papal, un rosario y un pañuelo de colores.

La librería ofrece desde adhesivos y afiches por unos pocos centavos, hasta llaveros, cadenas, pañoletas y toda una variedad de camisetas con la imagen o frases referentes a Francisco. "Es un modo de expresar la expectación y conservar un bonito recuerdo de la visita", indicó Jaime Andrade, colaborador de la librería.

En las calles aledañas a la Catedral se venden otros artículos relacionados a la visita del Pontífice. Foto: Mario Fausto / EL COMERCIO

En las calles aledañas a la Catedral se venden otros artículos relacionados a la visita del Pontífice. Foto: Mario Fausto / EL COMERCIO

La oferta de artículos alusivos al Santo Padre domina la calles aledañas a la Catedral, cuyo frontis da a la calle Chimborazo, entre 10 de Agosto y Clemente Ballén. Flavio Zambrano, de 68 años, comercializaba banderas blancas frente a la iglesia (USD 1,50). Los banderines tenían el rostro del Papa y la frase 'Bienvenido al país que ama la vida'. A las 10:30 ya había vendido una decena de los 17 banderines que había llevado.

Comerciantes informales ofrecen camisetas, gorras, afiches, CDs, cruces, escapularios y rosarios con la impronta papal, frente a la fachada neogótica de la Iglesia.

Brayan Pinedo, de 23 años, vende a USD 1 pequeños banderines azules con soporte para sujetar de los vehículos. Los conductores se detenían en el sitio para adquirir los artículos.

Los quioscos ubicados en la esquina de 10 de Agosto también concitaban el interés de los feligreses. Allí además de camisetas se exhiben sombreros, gorros o rosarios relacionados con el Papa.

A Rosario Barrera, que desde hace 15 años atiende uno de los quioscos municipales, no le preocupa la creciente competencia de los vendedores informales. "Dios da para todos. Esta semana ha sido muy buena. Manos me faltan para atender", indicó entre risas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)