28 de enero de 2016 00:00

33 casos sospechosos de zika se analizan en el Ecuador

Las autoridades investigan el posible contagio del virus del zika por relaciones sexuales o vía sanguínea. Foto: EFE

Las autoridades investigan el posible contagio del virus del zika por relaciones sexuales o vía sanguínea. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Andrés Jaramillo
Coordinador
ajaramillo@elcomercio.com (I)

En Guayas, Manabí y Azuay se concentra la mayor parte de casos sospechosos de zika que se analizan en el Ecuador. El proceso está a cargo del Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública (Inspi). Hay en total 33 casos sospechosos, según el tercer boletín epidemiológico del Ministerio de Salud Pública.

Estaba previsto que las cifras de esta semana se actualicen ayer 27 de enero del 2016 por la noche. De los 17 casos confirmados, nueve son autóctonos y ocho importados. La Cartera de Estado desarrolla una campaña puerta a puerta para dar información, especialmente a mujeres embarazadas en zonas de riesgo.

A ellas se les recomienda dormir con toldo, utilizar repelente tipo infantil y ropa clara que proteja contra picaduras de insectos, camisas de mangas largas, pantalones largos y zapatos cerrados. “Es indispensable que las mujeres acudan al control materno desde el momento en el que confirman su embarazo”, señaló la ministra de Salud Margarita Guevara.

También hay brigadas encargadas de eliminar posibles focos de reproducción del mosquito transmisor, como latas, tarrinas y recipientes donde se acumule agua lluvia.

Se ha descubierto una relación entre el zika y los nacimientos de niños con microcefalia en Brasil. En ese país se registraron hasta ayer 4 000 casos en recién nacidos.

Por eso, la presidenta Dilma Rousseff instó a los países de América Latina y el Caribe a que trabajen en conjunto para concretar una estrategia de combate regional contra el virus. Fue en el marco de IV Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que se realiza en Quito.

La Mandataria confirmó que Mercosur se reunirá el martes en Montevideo para tratar el tema. La cita estará “abierta a todos los países que quieran de la Celac o Unasur”, señaló la Presidenta.

En Brasil incluso se tuvo que pedir a las Fuerzas Armadas que intervengan por la proliferación de casos. Los soldados colaboran con las acciones de prevención y organizan a la población de las zonas más afectadas por el virus.

El zika es una infección causada por la picadura del mosquito del género Aedes que se haya contagiado con el virus. Tres de cada cuatro personas pueden no desarrollar síntomas. Y en los afectados, los síntomas pueden durar entre dos y siete días.
En algunos casos podrían existir complicaciones neurológicas (síndrome de Guillain Barré y meningoencefalitis), y complicaciones autoinmunes (púrpura trombopénica, leucopenia). Para estas personas se requiere hospitalización, según el Ministerio de Salud de Ecuador. Ante cualquier sospecha del zika se debe acudir a un centro médico.

Hasta el momento no hay registros de que el zika sea mortal. Los síntomas son fiebre leve, sarpullido, conjuntivitis, dolor muscular de articulaciones y malestar general.

No hay una cura o vacuna para el virus, sin embargo se adelantan estudios que puedan derivar en una alternativa. Parte de esos avances tienen que ver con la investigación de otras posibles formas de contagio. Una de ellas, a través de relaciones sexuales.

En el 2008 ya se registró un posible caso de trasmisión a través de relaciones sexuales. Se trató del científico estadounidense Brian Foy, especialista en biología molecular e inmunología.
Él se encontraba en Senegal (África) trabajando cuando fue picado por un mosquito con zika.

Al retornar a su casa, en Colorado, su esposa se contagió poco tiempo después. Se confirmó con análisis de laboratorio. Según Foy, ocurrió luego de mantener relaciones sexuales. Escribió un trabajo académico al respecto.

El científico contó su historia a la BBC. Ahí Foy reconoce que aún se trata de aproximaciones científicas, pues la ciencia “no está ni siquiera cerca de probar la posibilidad de este tipo de contagio”.

En respuesta, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) pidió que se investigue, de forma inmediata, todas las nuevas posibles formas de contagio. No solo las relaciones sexuales, sino también por la sangre. “En general, el virus necesita un vector (un medio de transporte), que es el mosquito, para infectar a las personas”, publicó en un informe el organismo con sede en Washington. “Se ha aislado el virus también en el semen, y se ha observado un caso posible de transmisión de persona a persona por vía sexual”.

El zika -dice la OPS- podría transmitirse por vía sanguínea, pero es un mecanismo de transmisión infrecuente. En ese sentido, se deben seguir las recomendaciones habituales para realizar transfusiones seguras (con donantes voluntarios sanos, por ejemplo).

En contexto

Al momento, el virus del zika ha sido detectado en 21 de los 55 países y territorios de las Américas. EE.UU. ha sugerido a las personas embarazadas que no viajen a esos destinos. Otras cinco naciones, incluida Ecuador, recomendaron posponer el embarazo en zonas de riesgo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (2)