6 de septiembre del 2016 00:00

582 casas en Esmeraldas deben ser demolidas

Las edificaciones de Esmeraldas, de hasta cinco pisos (como la de esta foto), son derrocadas por una grúa de gran alcance. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

Las edificaciones de Esmeraldas, de hasta cinco pisos (como la de esta foto), son derrocadas por una grúa de gran alcance. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 0
Marcel Bonilla
Redactor (I) 
marcel.bonilla@elcomercio.com

Luego de un mes de paralización de los trabajos, la demolición de las casas destruidas en Esmeraldas por el terremoto del 16 de abril se reanudó.

Dos empresas están a cargo de las 582 casas de la ‘Provincia Verde’ que fueron identificadas como inservibles.

Según Roberto Gámez, director del Ministerio de Transporte y Obra Públicas (MTOP) en Esmeraldas, 341 demoliciones deben hacerse en Esmeraldas. Hasta ayer se había intervenido en 154; algunas construcciones del centro de la urbe superaban los cuatro pisos.

Las casas de hormigón fueron afectadas -en su mayoría-el 16 de abril, pero también por las réplicas de mayo y julio.

El proceso de demolición fue retomado hace dos semanas, luego de superar problemas por la falta de autorizaciones y por otros requisitos que no se habían cumplido.

También se debió resolver inconvenientes como la falta de escrituras, derechos de posesión o por encontrarse en zonas de alto riesgo, explicó Renato Tambaco, de la Unidad de Gestión de Riesgos del Municipio de Esmeraldas.

Inicialmente, en las primeras semanas de la emergencia, la demolición estuvo a cargo del Cuerpo de Ingenieros del Ejército, que derribó 55 casas.

Liliana Sabando, directora del Miduvi, indicó que el Cuerpo de Ingenieros dejó esa tarea porque “ellos no podían perder tiempo por las muchas cosas que había que hacer en otras partes del país”.
Ahora se utiliza una grúa macro que permite subir los equipos para usar un martillo neumático que demuele el hormigón. Con la grúa se retiran los escombros que quedan.

Washington Guaspa, propietario del edificio de cuatro plantas de la calle José de Sucre, cuenta que su inmueble estaba valorado en USD 350 000. “No pudimos hacer nada para recuperarlo por los daños ocasionados durante el terremoto”, dijo el afectado, que empezó a gestionar un crédito en la Corporación Financiera para volver a construir. “Insistí y finalmente me ayudaron”.

Ahora, el MTOP retomó la demolición de esa edificación que había quedado pendiente.

Las dos empresas contratadas por el MTOP trabajan en tres frentes de la ciudad: centro, sur y en la parte rural, en donde se reportan casas colapsadas por los movimientos.

En el barrio 15 de Marzo, sur de la ciudad, se han cerrado dos calles para que trabaje una grúa en un edificio de cinco pisos, que por su grado de afectación amenazaba la seguridad de las que están a los costados.

En esa área laboran 20 obreros de la empresa Mitla Construcciones SA, contratada por el MTOP, explicó Milton Flores, supervisor de los trabajos, quien añadió que intervenciones similares ya se hicieron en Manta y Portoviejo.

En Esmeraldas todo el trabajo de derribamiento se realiza coordinadamente entre el Miduvi, Cnel, Municipio de Esmeraldas, Secretaría de Gestión de Riesgo, Policía Nacional y Ministerio del Ambiente.

Un informe del Municipio de Esmeraldas determinó que de los 341 inmuebles con orden de demolición, el 60% de casas afectadas se encuentra en la parte alta de la ciudad.

Otro 30% está en el centro de la urbe y un 10% en la parte baja, sobre todo en la isla Luis Vargas Torres, sitio en que ya se han demolido 10 casas.

En contexto

Las dos réplicas del 18 de mayo destruyeron las edificaciones de la ciudad de Esmeraldas. En el terremoto del 16 de abril, solamente las viviendas del cantón Muisne fueron las más afectadas. Otros lugares perjudicados fueron Quinindé y la zona norte.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (0)