11 de March de 2010 00:00

La Casa de Acogida reabrió sus puertas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Quito

Las puertas de la Casa de Acogida para niños y adolescentes, ubicada en la calle Loja y Venezuela, en el Centro Histórico,  volvieron a abrirse.  Este espacio   tiene una capacidad para 14 niños y jóvenes.

Allí  se albergará temporalmente a aquellos que han sido víctimas de violencia o maltrato. El fin de la casa es reinsertarlos a la sociedad, después de recibir terapias y charlas junto con sus padres y familiares.
 


Las terapias
Los niños y jóvenes  pasan por procesos de intervención. El primero es la adaptación, de allí pueden recibir visitas de sus familiares.
Una vez que reciben  las terapias y los familiares optan por el cambio, los chicos son reinsertados en sus familias.

Para Margarita Oviedo, coordinadora del Centro Tres Manuelas, es importante brindarles  una atención de calidad para restituir los derechos de los niños y adolescentes.

El centro de acogimiento  cuenta con dormitorios,  comedor, cocina, sala, lavandería, baños, salas de lectura y  sala de recreación.
Viviana A. vive en el centro de acogida desde el pasado viernes. La pequeña de 8 años acudió al sitio en busca de ayuda para sobrellevar una crisis familiar.
Allí, con la colaboración de psicólogos y trabajadores sociales, recibe terapias. Su madre, de quien se protege  el nombre por seguridad, asistirá en pocos días   a las charlas.

Para prestar este servicio, el centro  cuenta con profesionales  en el área de la psicología, ámbito legal, trabajo social y medicina. Según María Pérez, coordinadora del centro de acogida, el espacio albergará a los chicos   hasta  tres  meses para evitar que en casa continúen los maltratos.

Mónica Torres, funcionaria del centro,  recordó que con  frecuencia  tienen la visita de  personas que recibieron la orientación.   Valoran  el cambio que significó para sus vidas -dijo-, el ambiente, el  buen trato, el  respeto de los derechos, etc. “Eso les ayudó a mejorar su autoestima, a relacionarse mejor con  la familia y con  la sociedad. Sus vidas tomaron un nuevo y mejor rumbo”.

El centro funciona para atender niños y adolescentes de entre 4 y 16 años.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)