21 de January de 2010 00:00

Carteles colombianos consiguen refugio en costa de Nicaragua

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Managua, AFP

Los carteles colombianos de la droga han tejido redes de apoyo logístico y refugio ocasional en islas y aldeas indígenas en la costa del Caribe de Nicaragua, una extensa y pobre región con escasa presencia militar y del Estado, según fuentes castrenses y de inteligencia.

Esta vasta región de 60 000 km cuadrados (más grande que Costa Rica) tiene unas 360 lagunas naturales y en sus 463 km de costa hay ríos, bosques, 360 islotes, cayos y manglares que ofrecen refugios y canales naturales.

El jefe del Ejército, general Omar Halleslevens, expresó recientemente su preocupación por la creciente presencia del narcotráfico en la costa atlántica y alertó sobre la falta de recursos para combatirlo.

El Ejército solo posee en la zona un helicóptero, algunas lanchas rápidas  decomisadas a los narcos y pocos medios propios, según un experto en seguridad.

Otro factor que limita la vigilancia es “el sentimiento antimilitarista” de los indios miskitos, principal etnia local, desde los tiempos del régimen revolucionario sandinista (1979-1990), que los desplazó y persiguió por apoyar a los rebeldes 'contras' financiados por Estados Unidos.

Una de las bandas que ha logrado mayor incidencia es el Cartel del Valle del Cauca, que estableció una base en la aldea costera de Walpasiksa ('piedra negra' en miskito) consiguiendo colaboración de los lugareños, hasta que el Ejército la desarticuló en diciembre.

Familias de la localidad, donde viven unos 1 000 miskitos, ayudaron a los narcos a esconder la droga que llegaba en avionetas, que luego era trasladada en lanchas hacia la costa hondureña rumbo a Estados Unidos, según reportes de expertos en seguridad.

La tarea era controlada por un colombiano que fingía ser nicaragüense, quien vivía en una casa grande de la aldea, desde donde huyó luego de enfrenamientos con soldados que dejaron cuatro muertos en diciembre.

Según informes de inteligencia, el colombiano dirigió un ataque a los soldados con ayuda de lugareños, quienes abrieron fuego contra una patrulla que llegó a investigar la caída de una avioneta cargada con cocaína y dinero.

El capo era como “el gobernador, el delegado del narcotráfico en la zona”, explicó el experto en seguridad Roberto Orozco, del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas.

Los narcos habían comprado virtualmente a “toda la comunidad” Walpasiksa, a cuyas familias pagaban mensualmente honorarios por su colaboración, incluidos pastores de una iglesia, dijo Orozco, quien tuvo acceso a reportes oficiales.

En Nicaragua “los narcos no pelean territorios, ni tienen pandillas” como en México, Honduras y Guatemala, donde las bandas de traficantes han disparado la violencia, sino que tratan de convivir con los lugareños, explicó el experto.

La incursión de los narcos en el Caribe nicaragüense comenzó en los años 90, luego de que el Ejército se redujo de 90 000 a 14 000 efectivos al concluir la guerra civil, señaló Orozco.

La retirada militar ofreció al Cartel de Calí la oportunidad de abrir una nueva ruta centroamericana hacia Estados Unidos.

“El narcotráfico hace los primeros contactos con los capitanes de barco”  pesqueros para el trasiego y crea “el primer núcleo de apoyo local en la comunidad miskita de Sandy Bay”, añadió Orozco.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)