16 de junio de 2016 12:49

Helados, hot dogs, alitas... los 'Food Trucks' de la avenida Portugal aún no son regulados por el Municipio de Quito

En los camiones de comida se ofrecen desde helados hasta guatitas. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Los camiones de comida atienden en horario nocturno, en el norte de Quito. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 34
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 37
Diego Puente

Los camiones están equipados con implementos para cocinar, lavavajillas y ventanas desplegables que se convierten en mesitas. La noche del miércoles 15 de junio del 2016, una docena vehículos se estacionaron a un costado de la avenida República de El Salvador y Portugal, en los alrededores del colegio Benalcázar, en el norte de Quito.

La llegada de los 'Food trucks' (camiones de alimentos) ha dado movimiento a la vida nocturna de la zona, que solo hace dos meses lucía abandonada a partir de las 18:00, cuando los oficinistas y otros trabajadores terminaban su jornada y en el sector residencial y comercial se reducía la intensidad de transeúntes.

Música, rótulos que anuncian hot dogs, hamburguesas, helados, etc. son visibles mientras se aproxima la noche. Los clientes llegan de todo lado; los primeros son quienes laboran en los alrededores, oficinistas, profesionales, trabajadores de servicios, empleados públicos, entre otros. Luego, poco a poco, comienzan a llegar desde otros sectores; estudiantes y familias.

¿El 'boom' de los camiones de comida se debe a la crisis que atraviesa el país? Carlos González vende quesadillas mexicanas, nachos y bebidas desde hace una semana en una combi que fue modificada a su gusto y al de su esposa, Paola Coronel. Los dos son profesionales, ella ingeniera y él arquitecto graduado en diciembre del 2015. Pese a los intentos, no ha conseguido un trabajo estable, pero encontró una oportunidad de ingresos en la venta de comida. El carro tiene una apariencia jovial. El trato es cordial y a menos de una semana de empezar ya han ganado clientes fijos. El matrimonio invirtió USD 9 000 en su negocio rodante.

Los camiones de comida se estacionan en la calle Portugal y República de El Salvador, en el norte de Quito. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Los camiones de comida se estacionan en la calle Portugal y República de El Salvador, en el norte de Quito. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

La actividad genera reacciones entre vecinos del sector. Para alimentar las refrigeradoras, luces, radios o, incluso, televisiones plasma se usan generadores eléctricos que producen un ruido. Esto preocupa a moradores como Mónica Cevallos, condómina y administradora del edificio Plaza Real, quien señaló que el jardín que queda en la puerta de ingreso del edificio registra daños, provocados por los comensales que, al no encontrar una banca para comer, se sientan en los bordes de la jardinera y botan los desperdicios. Desde las chimeneas de algunos camiones sale humo que ingresa a sus departamentos, agrega.

Sebastián González, trabajador de uno de los negocios, indicó que todos los días barren los exteriores de sus coches antes y después de la jornada. EL COMERCIO constató que junto a cada camión hay palas y escobas, así como basureros para que los ciudadanos depositaran los desperdicios.

Irene de Jijón, presidenta del edificio Plaza Real, solicita a las autoridades que se fijen que cada camión carga por lo menos dos cilindros de gas, que podrían provocar incendios en caso de que las instalaciones de las cocinas estén defectuosas.

Juan Carlos Vaca, del Rolling Food Quito, comenta que han asistido a los talleres con la Agencia de Control Sanitario para cumplir con los protocolos de manejo de alimentos. Dice que todavía no se expide una ordenanza. Están a la espera de que la autoridad local les determine dónde pueden laborar sin problemas. Por ejemplo, propone usar zonas de La Carolina para trabajar sin afectar a nadie.

El concejal Eduardo Del Pozo, quien propuso una ordenanza para regular la actividad de este sector en Quito, espera que el documento esté listo en dos meses. La próxima semana entrará a debate a la Comisión de Desarrollo Productivo. En un reglamento se detallarán todas las dudas.

Vaca está al tanto de las conversaciones con el Municipio de Quito. Él es parte de la Asociación de Food Trucks (AFT) que está integrada por 12 miembros. En la República de El Salvador y Portugal, subido en un carrito, ofrece alitas de pollo, nuggets y otros platillos como sopas de tortilla o locro.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (31)
No (2)