25 de febrero de 2017 00:00

El Carnaval se festeja con menos espuma

En Fantasías Vera, en el norte de Quito, las ventas de espuma de Carnaval, globos y picadillo bajaron. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

En Fantasías Vera, en el norte de Quito, las ventas de espuma de Carnaval, globos y picadillo bajaron. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 2
Valeria Heredia
Redactora (I)
[email protected]

La venta de espuma de Carnaval, uno de los productos de mayor consumo en esta temporada, cayó tanto en pequeñas como grandes establecimientos durante este año, y no es el único. Insumos como picadillo, pistolas de agua, globos y máscaras también tienen menos demanda.

La comercialización de espuma de Carnaval bajó un 20% en negocios pequeños y hasta un 60% en los grandes, según representantes de los establecimientos; pese a que en algunos locales los precios de espumas se mantienen en los mismos rangos del año pasado: USD 0,99 y 3.

El número de unidades de spray de Carnaval vendidas en Supermaxi, de Corporación Favorita, cayó un 60% al pasar de 685 754 en el 2015 a 269 051 en el 2016, informó la empresa, vía correo. En términos de facturación, las ventas bajaron de USD 1,02 millones a 403 850 en ese mismo período. En lo que va del año las ventas suman USD 237 068.

Tía es otra cadena de supermercados donde se puede adquirir espumas, globos y otros insumos para esta temporada.

La firma no proporcionó datos específicos sobre las ventas, aunque explicó que una de sus estrategias fue diversificar hasta en un 20% la oferta de productos frente al 2016.

En locales medianos y pequeños reportaron que la demanda cayó. Fantasías Vera, ubicado en el sector de El Inca, en el norte de Quito, dice que hoy exhibe menos producto que aquel que tenía en percha en años anteriores.

Su propietario Fernando Vera dijo que cinco años atrás vendía en esta época 80 cajas de espuma (de 36 a 48 unidades cada una) y las ventas alcanzaban unos USD 15 000.

Pero la facturación fue cayendo año a año. Para estos días pidió solo 15 cajas de este insumo. Ocho de ellas están en exhibición, aunque hasta ahora las ventas no superan los USD 1 500.

En la distribuidora de productos Fiesta, ubicada en la calle Bolívar, en el centro de la urbe, hay un contingente de espuma de Carnaval de 30 cajas de 42 y 72 envases.

El año pasado se adquirió el mismo volumen, pero se pudo comercializar todo. Este año, a cuatro días que la festividad termine, el local apenas ha colocado la mitad.

Para hacer frente a esta situación, el negocio optó por diversificar su oferta y vender mochilas y pistolas pequeñas de agua, con un costo de USD 2 y 10 cada producto, explicó Rocío de Carrillo, propietaria.

El establecimiento Novedades López, localizado en la calle Benalcázar, en el centro de la urbe, adquirió únicamente espuma de Carnaval, pues tenía en stock mercadería como globos, picadillo, pistolas de agua y otros insumos que no logró colocar el año anterior.

De 3 500 frascos de espuma que espera vender, hasta ayer solo ha colocado 2 450. Para esa misma fecha del año pasado ya se les había agotado el producto. Esto pese a que este año decidieron mantener los mismos precios del 2016, es decir, un dólar por cada botella pequeña.

El año anterior, las importaciones de espuma de Carnaval registraron una reducción en comparación con el 2015. Según el Banco Central del Ecuador (BCE), en 2016 se importó un millón de dólares; esto es un 56% menos que en el 2015.

En cambio, las exportaciones subieron en ese período. El último año las ventas superaron los USD 100 000 (ver infografía). La mayoría del producto fue a Bolivia, aunque también hubo envíos pequeños a Estados Unidos.

Jack Andrade es el gerente general de Envapress, empresa productora que tiene 20 años en la elaboración de espumas de Carnaval. Cada año, la venta de espuma carnavalera mueve USD 5 millones en este grupo. La firma cuenta con 12 marcas diferentes.

“Es un producto de buena calidad, por lo que el año pasado se envió a Santa Cruz y La Paz”, señaló Andrade, quien en estos días se encuentra precisamente en Bolivia para dar seguimiento a la comercialización del insumo.

Una de las empresas asociadas a este grupo es Goldery, que comercializa la marca Soy la Espuma de Carnaval. Como estrategia para levantar las ventas de este año, esta firma comenzó a exportar el producto también a Bolivia.

Freddy Luna, gerente administrativo y financiero de Goldery, sostuvo que se enviaron tres contenedores con 95 000 unidades del producto.

En los próximos meses espera ampliar la oferta a cuatro o cinco países más y posicionar su producto.

No olvide

Ordenanza 201
de Quito sanciona el mal uso del espacio público; entre ellas, agresión en la vía, libar, comercialización informal de productos y otros.

La sanción por incumplir la Ordenanza municipal 201 es una multa de USD 100. Pero esta aumenta hasta USD 200 cuando hay reincidencia.

Desde el 22 de febrero hasta el 1 de marzo se inhabilitarán 33 piletas del norte, centro y sur de la ciudad, para evitar el mal uso del agua y del espacio.

Mantenga un directorio telefónico con los números de emergencia al alcance de todos los miembros de su familia. O, también, llame al 911.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)