9 de junio de 2014 23:13

Mejor, imposible...

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 1
Indiferente 2
Sorprendido 3
Contento 0
Carlos Rojas Araujo. Editor Político

Reducir la edad mínima para ser candidato presidencial, o compañero de fórmula, es el último acomodo que Alianza País introducirá a su proyecto de enmienda constitucional. De esta manera, su participación en las elecciones generales del 2017 será una experiencia cómoda y placentera.

La agrupación que en el 2007 se comprometió a enterrar los excesos de la política ecuatoriana resultó ser más audaz que sus antepasados.

No cabe duda que el tiempo les ha rendido y, año tras año, los oficialistas han construido un escenario de control total cuya meta, seguramente, será superar los ‘300 años’.

Hagamos memoria. En en el 2009 y el 2010, desde la configuración del Quinto Poder, Alianza País pudo influir en los procesos de selección de todas las autoridades de control. No hay analista político o grupo opositor que dude de la militancia verde del CNE, la Contraloría o la Corte Constitucional... En el 2011, Correa recibió una votación apretada en la consulta popular para reformar el sistema judicial.

Un año después llegaron las reformas electorales. Y por cuenta del método D’Hondt, el 52% de votos que recibió Alianza País para la Legislatura se transformó en el 73% de representación en el Pleno.

Esa mayoría absoluta abre la puerta a que el oficialismo tenga la posibilidad hasta de cambiar la Constitución, por lo que ahora se puede aprobar no solo la reelección indefinida, sino también la reducción de la edad para ser candidato, en caso de que el Presidente, decida poner en su lugar a un cuadro más joven. Claro que esta última idea suena más a efecto distractor.

Aunque los resultados del 23 de febrero develaron ya el desgaste de la estrategia política del Gobierno, Alianza País querrá conservar su fuerza en el 2017. Por eso, pese a tanta reforma al sistema electoral, el oficialismo no muestra el menor interés en renunciar a otras ventajas, como el uso de la plataforma estatal para hacer campaña permanente.

Con todo esto a su favor, es imposible no ser poderoso.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)