29 de mayo de 2014 21:42

El Carchi aún es ruta de abastecimiento de armas

En la frontera entre Ecuador y Colombia, en Sucumbíos. Foto: José Mafla/ El Comercio

En la frontera entre Ecuador y Colombia, en Sucumbíos. Foto: José Mafla/ El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Redacción Sierra Norte

En los poblados de El Carmelo, Chical, Maldonado y Tufiño, en la provincia del Carchi, y Santa Bárbara y La Bonita, en Sucumbíos, en la frontera con Colombia, hay un aparente ambiente de paz.

Sin embargo, las operaciones militares a cargo de la Brigada de Infantería 31 Andes no se detienen. Según el comandante de la unidad, Patricio Trujillo, la presencia de los militares en cinco destacamentos, los patrullajes terrestres y la vigilancia aérea en esta zona evitan cualquier intento de incursión de grupos armados al margen de la ley.

Nilo Ortiz, presidente de la Junta Parroquial de Chical, confirma que existe calma y que en los últimos días no se han registrado novedades. Así también lo ratifica René Noguera, de la Junta Parroquial El Carmelo.

Sin embargo, los vecinos de al frontera norte no olvidan las denuncias del supuesto reclutamiento de adolescentes en El Carmelo, Santa Bárbara y La Fama por parte de la guerrilla colombiana, en el 2 011. Y la detención de un presunto jefe de las FARC, conocido como William, en Chical, en julio del 2012.

Según moradores del noroccidente del Carchi, que solicitaron la reserva de sus nombres, la vía Chical-El Carmen es usada también por supuestos milicianos extranjeros, que ingresan al país, pero sin uniformes ni armamento.

Para Trujillo, resulta difícil identificar si una persona es o no parte del algún grupo insurgente. Aunque no descarta que este ramal de segundo orden también sea una ruta de abastecimiento de alimentos, medicinas o pertrechos militares para los grupos armados al margen de la ley. Esos hechos irregulares obligan a que los militares realicen patrullajes móviles.

El 23 de enero pasado, un operativo militar de rutina, en el Km 4 de la vía Chical – El Carmen – Gualchán, en el noroccidente de Tulcán, por ejemplo, permitió la incautación de piezas que son utilizadas para la fabricación de armas y municiones militares. Los materiales estaban escondidos bajo de sacos de papa, en un camión de placas ICC-962. Esa vez fueron detenidas dos personas que están en proceso de juzgamiento.

Según la Policía, en lo que va de este año se han encontrado 12 armas de fuego, 25 cartuchos de municiones y dos alimentadoras que se intentaban pasar de Ecuador a Colombia. Por la posesión ilegal de armas fueron detenidas 16 personas. El año anterior, recuerda Vladimir Báez, Jefe de la Policía Judicial del Carchi, se incautaron 19 armas, una de ellas era una ametralladora, de uso militar.

A diferencia del pasado, desde hace dos años el Ejército de Colombia realiza vigilancia cerca de la frontera con unidades móviles. Al parecer, la presencia militar ha forzado a la guerrilla a abandonar los sitios poblados colombianos, afirma el capitán Leopoldo Pauker, quien participa en las patrullas que recorren la frontera.

Agrega que ahora los militares colombianos no sólo mantienen el control de las poblaciones fronterizas sino de la red vial.

Además los ejércitos de los dos países intercambian información, a través de de la Comisión Binacional Fronteriza (Combifron) lo que posibilita mejorar los controles. Entre tanto, que la Brigada Andes en los próximos meses tiene previsto tecnificar la vigilancia con dispositivos electrónicos, como cámaras y radares e inspección aérea permanente, especialmente sobre 100 pasos informales que comunican a Ecuador y Colombia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)