2 de febrero de 2018 00:00

En las cárceles del Ecuador arrancó la consulta popular

Funcionarios del CNE recibieron el material electoral para que los privados de libertad voten en la consulta popular. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Funcionarios del CNE recibieron el material electoral para que los privados de libertad voten en la consulta popular. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Andrés García

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los votos de aproximadamente 8 981 personas privadas de libertad y de 756 personas con discapacidad que se acogieron al programa Voto en Casa, serán los primeros en ingresar a las diferentes delegaciones provinciales del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Ahí se realizará el escrutinio de las papeletas con las siete preguntas de la consulta popular y el referendo. Lo ratificó Nubia Villacís, titular del CNE.

El jueves, 1 de febrero, arrancó oficialmente el proceso electoral, con la votación de personas privadas de libertad que permanecen detenidas sin una sentencia condenatoria ejecutoriada.

En uno de los patios del centro de detención provisional de El Inca, ubicado en el norte de Quito, se instalaron 13 juntas receptoras del voto (JRV). En esas mesas ejercieron su derecho al sufragio 1 454 privados de libertad.

En la inauguración de la jornada, Villacís subrayó que la votación se cumplió en 40 centros de detención, localizados en 20 provincias del país.

La jornada se desarrolló sin mayores contratiempos, según las autoridades. Integrantes de las Fuerzas Armadas y de la Policía se encargaron de la logística y de resguardar el proceso de votación.

Días antes del sufragio, el Instituto de la Democracia organizó jornadas de capacitación para los privados de libertad. En las charlas se difundió el contenido de las preguntas de la consulta, así como sus respectivos anexos.

En El Inca, los guías penitenciarios y policías llamaron a los votantes en grupos, para evitar aglomeraciones en las mesas electorales.

Cada JRV estuvo conformada por tres miembros: un representante del centro de detención, un vocal del CNE y un privado de libertad, seleccionado previamente por la autoridad electoral, con base en su preparación académica.

A escala nacional, 8 981 privados de libertad constaban en el padrón electoral. Pero según la ministra de Justicia, Rosana Alvarado, la cifra no fue definitiva, debido a que la situación legal de los detenidos pudo haber cambiado hasta la votación.

“El padrón puede variar, porque los procesos legales continúan. Alguien ya pudo ser sentenciado o quizás recobró su libertad”, comentó.

En total hubo 74 juntas receptoras del voto para que los privados de libertad expresen su voluntad en las urnas. Según el CNE, los centros de detención con mayor población electoral empadronada están en Guayas, Pichincha y Esmeraldas; en ese orden.

Alvarado agregó que con la votación se procuró salvaguardar los derechos electorales de todos los ciudadanos.

Román Jaques, jefe de la misión de la Unión Interamericana de Organismos Electorales (Uniore), destacó la participación de los privados de libertad en la consulta popular. El veedor comentó que en otros países de la región, los detenidos no tienen acceso al sufragio.

Antes de que se inicien los comicios del jueves, la Dirección Nacional de Registro Civil realizó un proceso de cedulación, enfocado en los privados de libertad que no contaban con el documento habilitante para poder votar.

La Presidenta del CNE recalcó que en aquellos centros en los que la población electoral fue menor a 50 personas, la votación se realizó a través de sobres cerrados, que luego fueron ingresados en las urnas.

Justamente, eso ocurrió en el centro de rehabilitación No. 4, en el norte de Quito, donde permanece recluido el exvicepresidente Jorge Glas.

En esa cárcel sufragaron 13 de las 15 personas privadas de libertad que estaban habilitadas, ya que no habían recibido sentencia condenatoria.

Virgilio Sánchez, delegado de la Organización de Estados Americanos, aseguró que la jornada se desarrolló con normalidad: el material electoral llegó a la hora programada y no se registraron incidentes.

Otros cinco veedores, que pertenecen a diferentes organizaciones internacionales, también asistieron a ese centro penitenciario para verificar el cumplimiento del proceso. En el centro de rehabilitación social de Chillogallo, al sur de la capital, los detenidos también votaron en sobres.

Desde las 07:00 del 2 de febrero, el CNE receptará el voto de 756 personas con discapacidad, mayores de 65 años, que se registraron previamente en el programa Voto en Casa.

En contexto

Para la consulta y el referendo del domingo 4 de febrero están empadronadas 13 026 598 personas. Las mesas de votación se habilitarán para el sufragio a las 07:00 y se cerrarán a las 17:00. Los primeros resultados se conocerán alrededor de las 20:00.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)