6 de April de 2010 00:00

‘Cantar con Mercedes Sosa fue como un trance para mí’

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Espectáculoespectaculo@elcomercio.com

Aunque en su repertorio hay canciones de todo tipo, algunos de sus hits tienen mensajes motivadores (Color esperanza, Cantar hasta morir, Andando, Abriendo caminos). ¿En su nuevo disco también hay esa  tendencia?Desde el primer, disco mis canciones tocan distintos temas: amor, afecto, familia, lo que se ve en la realidad, mensajes sociales. El hacer canciones me permite hablar sobre distintas cosas y lo voy a seguir haciendo, pero no  encasillarme en un mensaje. ¿Y cuál es el caso de Guapa? Habla sobre un ángel de la guarda, pero alguien cercano, parte de nuestra realidad. Como si ese ángel estuviese en aquellas personas que nos acompañan en nuestra vida y que son muy importantes, aunque ya no estén y te sigan acompañando en otro lugar... El ángel de  la guarda también está dentro de uno. Es esa voz de la conciencia que te ayuda a razonar o  a lo mejor a tratar de enderezar tu vida. Me parece un mensaje valioso para compartir. 

HOJA DE VIDADiego TorresNació el 9  de marzo de 1971  en Buenos Aires. Heredó su  talento de Lolita Torres, una recordada cantante argentina.Ha publicado   discos como ‘Diego Torres’, ‘Andando’ o ‘Un mundo diferente’.

¿Cómo es el trabajo para llegar a esas canciones?Las canciones siempre me encuentran sentado buscando inspiración frente a un papel y pensando de qué quiero hablar, a qué apunta, cuál es el título de esta canción. Ese va a ser como el nudo que marcará el camino de lo que quiero decir. Después hay un trabajo artesanal. Busco las palabras y el modo de decirlo lo más claro y con poesía que refleje lo que quiero decir. Hay canciones que nacen de forma más natural y otras que te toca buscar. Ese trabajo me ha permitido madurar este repertorio y así tomé las decisiones para finalmente hacer el nuevo CD.¿Cómo definiría a ‘Distinto’, que llega luego de cuatro años de ‘Andando’?Una vez que encontré el camino y la dirección artística fue  todo más claro. Necesitaba un sonido nuevo, renovarme, buscaba algo distinto, valga la redundancia. Quería trabajar con nuevos coautores, nuevos músicos, nuevo productor. Fue un lindo desafío y por eso me tomó mucho tiempo. Noel Schajris estuvo en ese trabajo de coautores que menciona,    con Guapa, ¿cómo es trabajar en equipo en algo tan personal como la composición?  Es lindo componer con la gente con la que tenés afinidad. Sentarte a buscar inspiración, a ver qué ideas tiene el uno y el otro. Con Noel  hicimos una linda amistad y teníamos ganas de trabajar juntos. Para Guapa, él vino a Buenos Aires y trabajamos en mi casa y la canción salió muy natural laborando, tocando el piano, la guitarra, todo de una manera fresca y rápida. Este disco me ha permitido trabajar con otros coautores, vivir experiencias nuevas  que me han enriquecido. Era parte del desafío  para este disco. Además de Guapa, una de las cosas más recientes suyas fue Samba para olvidar, con Mercedes Sosa, ¿cómo fue cantar ese   clásico en el último trabajo de ‘La Negra’?Lindísimo. Mi madre era cantante y se veía con la Negra y por eso yo la conocí desde que era chico. Fue como un legado para mí. Crecí escuchando cantar a mi madre con Mercedes en mi casa. Esta invitación fue por eso algo muy especial para mí. Eso de   ser parte de su último gran disco, de ser uno de los artistas que tuvo el lujo de cantar con ella y más esta Samba para olvidar que es una canción bellísima, y con el arreglo de Popi Spatocco para ella. Es un momento inolvidable de mi vida.  ¿Cómo recuerda su relación con Mercedes Sosa?Ella me conocía a mí de pequeño, de tantas peñas, de tantas fiestas que compartimos. Ella me decía “ay Dieguito, que yo te conozco de tan chiquito, y cómo ha pasado el tiempo y esa voz”... Me hablaba con mucho amor. Tuve la suerte de estar  varias veces en su casa, de ensayar con ella, de escucharla no solo cantar sino también contar anécdotas e historias de su vida...  Cantar Samba para olvidar fue como un trance para mí, compartir mi voz con esa voz tan especial, con ese color que tenía Mercedes. Ese es uno de losmomentos inolvidables de mi carrera como lo fue cantar frente al papa Juan Pablo II. Son esas cositas que la música me ha regalado y por las que me siento profundamente agradecido a la vida.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)