27 de marzo de 2017 00:00

Los candidatos tienen dos visiones sobre las zonas especiales de desarrollo

El complejo farmacéutico de la empresa Enfarma no se concretó en la zona de Yachay, en el cantón Urcuquí. Foto: Archivo EL COMERCIO

El complejo farmacéutico de la empresa Enfarma no se concretó en la zona de Yachay, en el cantón Urcuquí. Foto: Archivo EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 7
Redacciones Sierra Norte y Ecuador (I)

Casi nada se ha avanzado en el impulso de las Zonas Especiales de Desarrollo Económico (ZEDE). 
El Ministerio de la Producción está a cargo de las ZEDE, luego de que fueran creadas en el 2010, a través del Código Orgánico de la Producción, Comercio e Inversiones.

Las ZEDE son espacios aduaneros y territoriales para promover las inversiones, con incentivos tributarios.
 En la página web del Ministerio se mencionan tres proyectos de zonas especiales: Eloy Alfaro en Manabí, un complejo industrial en Yaguachi llamado Piady y Yachay.


En esa página también se informa que el Consejo Sectorial de la Producción aprobó la primera ZEDE Eloy Alfaro, en la provincia de Manabí. 
“Será de Refinación y Petroquímica y estará ubicada a 25 km de la ciudad de Manta y a 7 km de la población denominada El Aromo localizada entre las jurisdicciones territoriales de los cantones Montecristi y Manta”, se indica en la web.
 Su extensión es de 1 665,42 hectáreas, según las escrituras de adquisición.


La otra ZEDE es La ciudad del conocimiento Yachay, ubicada en el cantón Urcuquí, en Imbabura. Esta ha provocado diversos impactos en la región.


Entre los más visibles, desde el 2013 en que se constituyó la ZEDE Yachay, están el aumento de la plusvalía de la tierra y la atracción turística hacia esa localidad, que antes se dedicaba únicamente a tareas agropecuarias. 
Ese es el criterio de Mishell Saud, presidente de la Cámara de Comercio de Ibarra.

Sin embargo, considera, que el objetivo de construir un polo de desarrollo, basado en la investigación y el conocimiento, para motivar la instalación de empresas, aún no se ha concretado, porque se trata de un proyecto a largo plazo.


Para atraer la inversión empresarial existen beneficios como la reducción de 5 puntos adicionales al impuesto a la renta, 0% de arancel a las importaciones, exoneración del IVA para las importaciones y la exoneración al impuesto a la salida de divisas para las importaciones y pagos al exterior por financiamiento.

Pese a ello, los proyectos no atraen. 
“Hasta el momento lo único que se conoce es que se han presentado propuestas de empresas agroindustriales, ensambladoras de carros eléctricos y de medicina que dicen estar interesados”. Para Saud, es necesario apuntalar esta iniciativa como país, al margen de membretes políticos.

Para Patricio Alarcón, presidente de la Cámara de Comercio de Quito, el país no ofrece las condiciones para atraer las inversiones. Es difícil desarrollar esas zonas, por el entorno económico que vive el país.
Categóricamente dice que las ZEDE no existen.

La única que se ha creado es Yachay, pero no ha dado resultados. “Lo que ha pasado es que se ha gastado mucho dinero en Yachay y no se ven resultados. Tampoco en Posorja y mucho menos en la Refinería del Pacífico”. En el caso de este último proyecto de inversión, cree que el Gobierno“ha hecho un gasto brutal de USD 1 300 millones”.

Considera que es un despilfarro del dinero, porque se pudo haber invertido mejor y eso ha ocurrido porque las ZEDE es un proyecto que estuvo mal concebido y mal ejecutado. 


Las propuestas 
de los candidatos


Para Lenín Moreno, candidato presidencial de Alianza País, este mecanismo debe implementarse para lograr la asociación de empresas, Estado y la universidad ecuatoriana.

De esa forma se puede lograr productividad, innovación y transferencia tecnológica, y empleo de calidad e ingresos y bienestar para los territorios en los que se instalen.


Guillermo Lasso, candidato por Creo-SUMA, considera que se generará 1 millón de empleos productivos promoviendo inversiones en zonas con beneficios especiales. 


En sus recorridos planteó declarar zona franca a toda la provincia de Manabí, que beneficiará a sectores como turismo, construcción, salud y otros. Explicó que la zona franca incluirá incentivos tributarios para la reconstrucción de la estructura hotelera que es un pilar en la provincia. Y serán por 30 años.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)