1 de November de 2009 00:00

Cáncer: ¿Qué lo produce? ¿Cómo prevenirlo?

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El cáncer es una enfermedad en la   que las células del cuerpo pierden el control. Hay un crecimiento exagerado de ellas y aparece un nuevo tejido que compite con el normal y eventualmente termina destruyendo el área en donde se localiza. Incluso tiene la capacidad para invadir  tejidos cercanos. Las células de este tumor primario pueden desprenderse y,  a través de la corriente sanguínea,  depositarse en otros órganos, como hígado, riñones, cerebro, etc. 



Tenga en cuenta

A partir  de los 60 años el riesgo de cáncer aumenta. Eso no quiere decir que no haya niños con este problema. 

El 90% de los   cánceres es curable, siempre y cuando haya  un diagnóstico temprano de la enfermedad y un tratamiento oportuno.   

Todo inicia con la alteración de un gen. Los motivos de su mutación son diversos. La herencia puede ser  la causa en el  cáncer de seno. La exposición de las células a ciertas sustancias, como los derivados de petróleo,  también es un riesgo. Se conoce que hay pacientes sometidos a radiación que generaron cáncer de tiroides.  Al asbesto se lo relaciona con el cáncer de pulmón. Incluso la dieta puede ser un desencadenante. 

Últimamente se relaciona a la obesidad con cierto tipo de cáncer.   

El impacto de este padecimiento en el  individuo es que destruye el hígado o el órgano en el cual aparece. Por ejemplo, en el caso del hígado, las células malignas  reemplazan al tejido de este órgano y no cumplen sus funciones. Entonces, el paciente muere prácticamente sin  hígado. Lo mismo ocurre en los huesos. Hay un problema de invasión y pierden sus características, por lo que se puede romper fácilmente.  En el caso del cerebro, como hay un crecimiento desmesurado, la masa oprime al cerebro y el paciente muere.

Un tumor maligno puede tomar meses o años en desarrollarse. Algunos crecen más rápido que otros. Cuando estos se vuelven clínicamente evidentes aparecen los síntomas. Estos dependen del tipo de cáncer.

Así, cuando se trata de problemas en el seno se puede visualizar una bola en este lugar. En el caso de una leucemia, el paciente puede presentar problemas de sangrado. En el hueso y en la cabeza lo más evidente va a ser el dolor.

Si se trata de un cáncer de piel, puede verse una mancha café. Si la afectación es en el estómago, el enfermo puede tener sangrado o deposición negra. Si el afectado es el hígado,  la alerta se da por el dolor y el color amarillo de la piel.

José María Aguirre, director del grupo oncológico del Hospital Metropolitano. 226 9030.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)