15 de January de 2010 00:00

El cambio climático genera polémica en Estados Unidos

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Olga Imbaquingo Revelo. Corresponsal en Nueva York

¿Esto es calentamiento global? se preguntan los agricultores desde Florida hasta Montana, cuando ven que sus cultivos están destruidos por las congelantes temperaturas.

Estados Unidos está viviendo el invierno más frío en los últimos 30 años y eso pone cuesta arriba la batalla en contra del cambio climático. Las promesas del presidente, Barack Obama, de reducir las emisiones de gases en sectores como la agricultura, considerado uno de los que más contamina, también están bajo ataque.

Sequías y nevadas
El sector agrícola es uno de los más incrédulos sobre el cambio climático, pese a saber que en Texas, por ejemplo, los agricultores del estado hasta antes de que llegaran las últimas lluvias han estado viviendo la peor sequía de los últimos 50 años. En Gran Bretaña, en cambio, las nevadas continuaban ayer provocando cierre de escuelas y vías.
La ley que busca reducir las emisiones de carbono está en el Senado estadounidense y para el sector agrícola plantea compensaciones si destinan parte de sus suelos a la siembra de árboles o si demuestran cultivar con métodos más amigables con el medioambiente.

En Florida los cultivos de fresas y naranjas están congelados y las iguanas se engarrotaron. En Montana, los alces y venados se quedan atrapados en la nieve y mueren. Los camiones en las autopistas de Wisconsin son rehenes de  gigantes cubos de hielo y en Nueva York por más de tres semanas se registran temperaturas de hasta 5 y 10 grados centígrados bajo cero.

Esta solo es una excepción a la regla, insisten los meteorólogos, quienes explican que el Polo Norte vive un severo e inusual temporal, cuyos vientos arrastran esas gigantes masas de frío hacia el sur.

“Estábamos acostumbrados a tener inviernos más gentiles, pero lo de hoy no es la norma”, insiste el especialista en clima Fred Gadomiski. De hecho, la información del Centro Nacional de Clima reporta que en los últimos 20 ó 25 años, los inviernos fueron más abrigados. “El planeta se sigue recalentando, pero eso no quiere decir que se acabarán los inviernos. Que a nadie le quede duda de que el planeta es más caliente que hace 100 años”, insiste.

Al frío que tiene al país tiritando se suma una noticia nada alentadora para los agricultores, ganaderos y el Gobierno: febrero será más frío que enero. Eso significa que el precio del petróleo subirá, según WSI Corp., una compañía que hace predicciones de los precios en función del clima. La razón  es que el crudo invierno está agotando las reservas de energía.
Con este escenario por delante, la poderosa Federación de Agricultores Estadounidenses está reunida en su conferencia anual, en Seattle, para declarar su oposición a cualquier acción que vaya en contra de los intereses.

“Una línea divisora debe dibujarse entre la cortesía y el respeto con los consumidores y la manera agresiva como debemos responder a los extremistas que quieren arrastrar a la agricultura a los tiempos de las mulas”,  dijo en su discurso Bob Stallman, presidente de la Federación, que concentra a  60 millones de agricultores.

Las prácticas agrícolas de alto consumo de agua, químicos y energía están en la mira del Senado. Sectores de cultivadores como del algodón, cuya producción requiere que solo una máquina de recolección de los copos gaste unos 400 litros de diésel por día, temen perder sus ganancias.

Entre las medidas del Congreso está el aumentar el costo de todo tipo de combustibles y de los fertilizantes, además de convertir en ley que parte de las fincas se destine solo para forestación, con miras a bajar las emisiones de gases.

Una de las razones por las que EE.UU. llegó a la última cita de Copenhague sin una ley para reducir sus emisiones fue  la  presión que realizan sectores como el agrícola en Washington.

Una fracción de ellos, la Unión Nacional de Agricultores, sí apoya las medidas del Gobierno. “De continuar así, toda la producción terminará lastimada. Sembrar y no cosechar nada es lo que veo cada vez en mi finca”, dice su representante Roger Johnson.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)