18 de abril de 2016 17:10

La Cámara de la Construcción de Quito pone a disposición del Estado maquinaria pesada

La Cámara de la Construcción de Quito ofreció maquinaria para ayudar en las labores de búsqueda en Manabí y Esmeraldas, después del terremoto del sábado 16 de abril. Foto: Galo Paguay/ EL COMERCIO

La Cámara de la Construcción de Quito ofreció maquinaria para ayudar en las labores de búsqueda en Manabí y Esmeraldas, después del terremoto del sábado 16 de abril. Foto: Galo Paguay/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Mario Alexis González
(I)

Excavadoras, retroexcavadoras, plantas eléctricas, potabilizadoras de agua... son algunos de las máquinas y equipos que la Cámara de la Industria de la Construcción de Quito pone a disposición de las instituciones del Estado. Lo hace para colaborar en las labores de búsqueda y rescate de personas y levantamiento de escombros en Manabí y Esmeraldas, tras el terremoto del sábado anterior.

La mañana de este lunes 28 de abril del 2016, autoridades y socios de la Cámara se reunieron en las oficinas de la entidad, en el norte de Quito, para determinar las acciones que tomarán en relación a la emergencia que atraviesan esas provincias de la Costa nacional.

Silverio Durán, presidente del organismo, indicó que la decisión que se tomó es poner a disposición del Gobierno, maquinaria y equipos pertenecientes a la Cámara y a sus asociados, sin ningún costo. Solicitan únicamente que el Estado corra con el gasto del pago a los operadores de la maquinaria y el combustible y lubricantes del equipo.

Tras la reunión, este organismo ya entabló contactos con instituciones como la Secretaría Nacional de Riesgos, el Ministerio de Inclusión Económica y Social, el Ministerio de Vivienda y el Ministerio de Obras Públicas. Esperan definir la modalidad de trabajo y que la maquinaria salga, de inmediato, hacia las provincias más afectadas luego del sismo.

Durán no se atreve a mencionar un plazo para que las labores de búsqueda y rescate de personas y el levantamiento de escombros terminen y pueda empezar la reconstrucción de las ciudades afectadas. Explica que esto dependerá de la cantidad de recursos que el Estado pueda invertir y gestionar para estas actividades. "En unos siete u ocho meses podríamos empezar a reconstruir todo", dice.

Añade que esa labor será "complicada". No solo se deberá trabajar en la reconstrucción de los edificios -dice- y expone que se debe trabajar integralmente, es decir, refaccionar el alcantarillado, las conexiones eléctricas y la infraestructura vial.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)