26 de agosto de 2017 13:24

Las calles de Quito volvieron a la normalidad el sábado

Los buses del transporte urbano de Quito retomaron sus actividades este sábado 26 de agosto del 2017, después de la paralización que protagonizaron desde las 00:00 del viernes. Foto: Evelyn Jácome/ EL COMERCIO

Los buses del transporte urbano de Quito retomaron sus actividades este sábado 26 de agosto del 2017, después de la paralización que protagonizaron desde las 00:00 del viernes. Foto: Evelyn Jácome/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 7
Evelyn Jácome
Redactora. (I)

El movimiento en las calles de Quito se normalizó desde la mañana de este sábado 26 de agosto del 2017. Esto luego de que los transportistas suspendieran la paralización que se llevó a cabo el viernes y que en medio de protestas y episodios violentos, caotizó la movilidad en la capital.

Los cerca de 2 000 buses, que paralizaron sus servicios ante la falta de aprobación de la ordenanza que contempla una eventual el alza de pasajes de USD 0,25 a USD 0,30, volvieron a cubrir sus rutas.

En vías como las avenidas Mariscal Sucre, la América, la Machala y la Brasil, se pudo observar fluidez de vehículos y pasajeros. Hubo personas esperando unidades en el sector de El Tejar, en la Mariana de Jesús, en el Bosque y en El Condado.

Santiago Molineros, de 40 años, quien vive en la Pisulí, contó que el viernes debió gastar el doble de dinero y el triple de tiempo para llegar a su lugar de trabajo, por la Universidad Central. “Los buses escolares estaban cobrando USD 0,50, al igual que las camionetas”, contó.

Molineros pudo movilizarse sin problemas hoy, y salir en un alimentador del Metrobús hasta la Mariscal Sucre, y de allí tomar un bus Mitad del Mundo hasta Miraflores.

Germán Viteri, quien vive en La Comuna, también agradeció que hoy la movilidad volviera a la normalidad. Durante la paralización, dice, debió viajar en baldes de camionetas.

Pese a los problemas, la paralización benefició a ciertos comerciantes. María Quijos, quien tiene un puesto de venta de fruta y bebidas en la calle Rumihurco (entrada al barrio La Roldós, en el norte), contó que vendió el doble de productos: casi USD 60, y que no hubo ruido de buses. Para ella, sin tubos de escape que arrojen cortinas de humo en cada acelerada, sin rugidos de motores que hagan vibrar las viejas casas cercanas, las calles de Quito parecían otras.

Los corredores centrales también funcionaron con normalidad. Hasta las 12:00 de hoy, no se observaron largas filas ni las paradas de la avenida de La Prensa del Metrobús, ni a lo largo de la 10 de Agosto en las estaciones del Trolebús.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (22)
No (0)