23 de November de 2009 00:00

En la calle Guayaquil hay todo tipo de comercio

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El silencio y el vacío que existen en la esquina de la calle Guayaquil y Loja se transforma en bohemia y alegría,  al cruzar por la calle Morales y llegar hasta  La Ronda. Desde la intersección de la calle Rocafuerte, el comercio y la bulla se apoderan de toda la Guayaquil.

Decenas de personas transitan diariamente por esta arteria, que tiene 14 intersecciones. Antiguamente, esta era considerada la calle más larga de toda la ciudad, ya que abarcaba 25 cuadras. Llamada la Calle del Comercio Bajo, de la Sábana Santa y de Las Churretas, la Guayaquil continúa siendo una ruta de compra y venta de artículos de todo tipo.  Ahí se pueden encontrar locales de venta de celulares, electrodomésticos, ropa, zapatos y hasta mascotas.

Los sonidos del trole, de las guitarras de los artistas callejeros y de los gritos de los vendedores informales se escuchan a diario en esta vía. 

En este sendero, al menos tres  grupos musicales ocupan las plazas del Teatro, Chica y Santo Domingo,  por las que atraviesa la calle,  para deleitar a los transeúntes con sus melodías. Con un parlante, un  pedestal para el micrófono, la  infaltable sal quiteña y  una vestimenta llamativa, estos artistas tratan de vender sus CD.

Jaime Taco, cantante del dúo Ensueños, llegó el  sábado hasta la esquina de la  Guayaquil y Espejo y   conectó   un parlante. Luego de respirar profundamente empezó a hablar del trabajo que su dúo realiza, pero  nadie se detuvo a escucharlo. Pasaron 15 minutos y tres  personas se pararon frente a los cantantes. Taco y su compañero comenzaron su repertorio con la canción En vida. En la mitad de la melodía las palmas de  más  de 10 personas  los alentaban.

Lidia Montaño, de 66 años, quien aplaudía con alegría mientras sonaba la canción, cree que aunque el aspecto  de la calle Guayaquil ha cambiado, la tradición con la que se creó  todavía se mantiene. “Las cosas que ahora se venden son diferentes, ya no hay muñecas de trapo pero en esta calle se siguen vendiendo juguetes”. Los nombres antiguos con los que se conocía a esta calle aún se mantienen en las paredes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)