11 de April de 2015 19:39

Las cadenas de comida rápida se expanden con la clase media

La cadena de comida rápida Wendy’s está desde hace un año en el país y abrirá dos locales más en Guayaquil este año. Foto: Evelyn Tapia/ EL COMERCIO

La cadena de comida rápida Wendy’s está desde hace un año en el país y abrirá dos locales más en Guayaquil este año. Foto: Evelyn Tapia/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 14
Triste 2
Indiferente 4
Sorprendido 5
Contento 16
Evelyn Tapia
Redactora (I)

Un combo con papas, cola y hamburguesa o un sánduche puede costar entre USD 4 y 7, dependiendo del local, los ingredientes y el tamaño de los componentes. Se trata de comida que se prepara y se sirve rápido, por lo que se ha convertido en una opción cada vez más fácil de encontrar al paso.

Es demandada, principalmente, por la clase media que en América Latina está creciendo (representa casi 35% del total de la población).

A lo largo de la avenida 9 de Octubre de Guayaquil, por ejemplo, ocho marcas diferentes de este tipo de comida tienen presencia en una de las calles más transitadas de la urbe.

El incremento de la población urbana en Latinoamérica es uno de los principales factores para la expansión de las cadenas de comida rápida.

De acuerdo con un estudio de la International Food Policy Research Institute (Ifpri), América Latina ya alcanzó un grado de urbanización similar al de países desarrollados. “Los habitantes de las ciudades de la región están sometidos cada vez más a limitaciones temporales, más expuestos a la publicidad, y tienen más fácil acceso a los supermercados y a vendedores de comida de preparación rápida, porque suelen consumir más alimentos elaborados y preparados”, menciona el informe.

Hasta hace cinco años, en el país no existían locales de Subway, Carl’s Jr. o Wendy’s.

Actualmente el mercado de comida rápida mueve unos USD 900 millones, con un crecimiento de alrededor del 10% anual los últimos cinco años, refiere Rafael Coello, que tiene dos locales de la franquicia Subway, basado en informes de Planet Retail.

Coello considera que pese a lo competitivo que está el mercado aún hay oportunidades de crecer. Hace un año, con una inversión de USD 120 000, este empresario inició con su primer local y este año adquirió otro. “Subway ha crecido con fuerza en Centroamérica y Brasil, esta región tiene potencial de seguir creciendo”.

Luis Fernando Drouet, gerente de la cadena Wendy’s, que también llegó hace un año al país, coincide con Coello.

Esta cadena atendió el 2014 a unos 500 000 clientes y este año abrirá dos locales más en Guayaquil con una inversión de unos USD 2 millones cada uno. Sus planes de expansión apuntan a Quito, Machala, Cuenca y Ambato.

"Estamos ganando terreno a escala internacional, parte de la estrategia es la expansión en América Latina, porque es un importante foco para las marcas internacionales", asevera.

Además del crecimiento de la clase media, los analistas señalan que el cambio de comportamiento de consumo en Norteamérica estaría incidiendo para que las cadenas apunten al sur.

McDonald’s, por ejemplo, vio caer sus ingresos un 30% el año pasado en Estados Unidos, según un reporte de la BBC. En Ecuador, esta cadena operada por la empresa Arcos Dorados ya posee más de 20 locales que se han ido aperturando desde 1997, cuando comenzaron operaciones en Quito.

Int Food Services es la compañía que posee más mercado en el país. Con marcas Kentucky Fried Chicken (KFC), Menestras del Negro, American Deli, Pollos Gus, Tropiburger, El Español, entre otras, facturaron más de USD 130 millones durante el 2013.

Para Jheovany Mejía, representante de la consultora de mercado Eurek, el mercado ecuatoriano es atractivo para estas cadenas por sus hábitos de consumo. De ahí que incluso cadenas nacionales crecen a buen ritmo.

Negocios como 'Los Hot Dogs de la González Suárez', en Quito, y 'El Capi', en Guayaquil, son ejemplos de emprendimientos que ganan espacio en este segmento liderado por gigantes norteamericanos.

La influencia de los niños para ir a estos lugares también incide en la decisión de compra. “Uno de nuestros estudios reveló que en la clase media y baja, uno de los premios más frecuentes que da la familia a sus hijos cuando hacen algo bien es ir a comer a uno de estos sitios, o comprar algún combo infantil con juguete incluido”, comenta Mejía. Además, en promedio, las familias de la clase media y baja salen a comer por lo menos dos veces al mes.

Un estudio de Kantar World Panel del 2014 en América Latina complementa este argumento. Según el informe, Ecuador es tercero en la lista de países donde la gente más come fuera del hogar, después de Colombia y Perú. Ese hábito de consumo de los ecuatorianos también le ha dado empuje a estos negocios.

“Las cadenas están quitando cada vez más las barreras de accesibilidad para estar más cerca de los consumidores en todo el país”, acota Mejía.

Con la apertura de centros comerciales con locales de comida rápida como ancla se está logrando que la cobertura vaya más allá de las ciudades donde actualmente se concentran los negocios como son Quito y Guayaquil.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (2)