11 de March de 2010 00:00

El C.C. El Recreo probó su plan de emergencia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Quito
[email protected]

Los globos del oso Winni pooh y sus amigos  Tigger y Puerquito quedaron colgados en Globín globán. Aracely Cedeño no entendía  el mensaje que salía de los altoparlantes. Pero sus vecinos empezaron a cerrar los negocios y a correr por el pasillo hasta   la salida 7, hacia el parqueo posterior del Centro Comercial El Recreo.

Para Aracely era la primera vez que ocurría eso. El empleado de Liliana Saraguro  apagó la central de  energía,   cerró las puertas del local Tatto & Piercinng   y salió  hacia  una  zona de seguridad.

En los locales
El Recreo   tiene 13 puertas de acceso a las instalaciones y cuatro zonas de seguridad. Trabajan 1 500 personas en los locales.
En temporada alta  el promedio de visitas es de 50 000, en baja 30 000. Entre el 1 y 15  de marzo hay descuentos desde 50%.
El plan de  seguridad  incluye la conformación de  brigadas de primeros auxilios, evacuación, primera respuesta y seguridad.
Todos los locales  tienen las cartillas de seguridad.

Lo mismo hizo Magaly Chaguay de  Game Center. Había pasado media hora desde que abrió el local y lo volvió a cerrar, como dicen las normas de seguridad.
 
Solo cuando se ubicó con otras personas en la zona de seguridad, Aracely  supo lo que pasaba. Los empleados y  dueños de los 400  locales comerciales conocían el  plan de evacuación del centro comercial en caso de desastres  o de una emergencia.

La joven de origen manabita, que trabaja en la isla  vendiendo  globos para cumpleaños, no había estado antes en un simulacro. Tampoco  hubiera tenido tiempo de guardar los globos y poner la carpa como  todas las noches.

Diana Paredes sí pudo guardar los conos, los vasos y servilletas en su puesto Almíbar y Espumilla. Pero estaba nerviosa. “Me asusté, nadie nos avisó del simulacro”. 

En 5 minutos 23 segundos el público y los vendedores evacuaron el centro comercial, de la avenida Maldonado en el sur de Quito. En  8 minutos 25 segundos se quedó completamente vacío.

 Paulina Fuentes, directora de Publicidad y Promoción de El Recreo,   dio esa información una hora después del simulacro, que empezó a las 10:20. La recomendación de los Bomberos es reducir los tiempos de evacuación.

En las áreas  de parqueos se establecieron cuatro zonas de seguridad, donde se ubicaron los clientes y empleados de  los locales.
Víctor Valdiviezo, uno de los guardias del parqueo, tenía la disposición de no permitir la salida de ningún vehículo.

Un conductor en situación de emergencia puede atropellar a las personas que   están en zonas de seguridad. Pero ayer  le tocó lidiar con varias personas que estaban desesperadas por sacar sus carros, sin entender que se trataba de un ensayo para  casos de emergencia. Algunos de ellos se molestaron porque “les hicieron perder su tiempo”  con algo que no era real. 

El plan de seguridad del centro comercial se pone a prueba con simulacros como estos. A  propósito de los desastres que ocurren  en otros países es oportuno que la ciudadanía  se  prepare, según Fuentes. “La gente pierde el sentido de la urgencia, piensa que no va a pasar nunca un desastre y esta es  una forma de recordar que puede ocurrir, y hay que  estar preparados para todo”.

La central del 911 dio la alerta a la estación de bomberos de El Camal, que movilizó una ambulancia con personal prehospitalario y una autobomba. La Policía ayudó en la evacuación de clientes.  
 
Norma  Fierro llegó a El Recreo cuando las puertas estaban cerradas. Se le ocurrió que era un asalto. Pero minutos después conoció que era un simulacro y pudo comprar el volante de Play Station 2 para su hijo. Game Center reabrió, así  como sus vecinos  locales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)