14 de mayo de 2015 17:32

Fe en el reencuentro de 15 mineros atrapados en Colombia

Mina Colombia

Un minero observa uno de los túneles colapsados mientras se evacúa el agua que permitiría liberar a los mineros atrapados. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

Las labores de búsqueda de 15 trabajadores atrapados en una mina artesanal de oro en el municipio de Riosucio, centro-oeste de Colombia, continuaban este jueves 14 de mayo signadas por un calor sofocante y la esperanza de los familiares de hallar con vida a sus seres queridos.

“El balance oficial es de 15 personas dentro de la mina”, dijo a la AFP Carlos Iván Márquez, director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), en el lugar para supervisar el trabajo de más de 80 socorristas y acompañar a las familias afectadas.

Márquez dijo que las operaciones podrían completarse el fin de semana, pero declinó comentar sobre la suerte de los operarios, que el miércoles quedaron varios metros bajo tierra al inundarse los socavones en los que trabajaban, ubicados en una zona verde y montañosa a orillas del río Cauca.

“Estamos de corazón con familias de mineros en Riosucio”, tuiteó el presidente Juan Manuel Santos, que ordenó intensificar las labores de asistencia y rescate en la mina El Túnel, situada en un resguardo indígena, unos 100 km al noroeste de la ciudad de Manizales.

Con la fe puesta en el reencuentro, unas 150 personas, entre familiares y amigos de los mineros afectados, se encontraban en las inmediaciones del yacimiento observando los operativos e intentando colaborar con los socorristas.

“Es muy duro esto. Ya van más de 24 horas y no sabemos qué va a pasar. Si hoy no me sacan a mi muchacho me lo van a entregar en polvo”, comentó a la AFP José Ariel Jagua, padre de Santiago Jagua Ramírez, de 21 años y operario de la mina desde hace varios meses.

“Yo si pudiera me metería a sacar a mi hijo. De corazón lo haría”, aseguró este campesino vecino de la zona, que no se ha movido del sitio desde poco después del accidente, ocurrido en la mañana del miércoles.

Los esfuerzos para atender la emergencia, declarada este jueves por el gobierno como “calamidad pública”, se centran en la extracción del agua de cuatro socavones, utilizando 12 motobombas, señaló la UNGRD, que en su último informe reportó la evacuación de unos 4,3 metros cúbicos de agua.

Dueños, a investigación

El derrumbe en la mina, que estaba “en proceso de legalización”, según la Agencia Nacional de Minería (ANM), se habría producido tras un fallo eléctrico, que dejó sin energía a las bombas de agua que impedían que el río aledaño inundara la zona.

William Lozano, encargado del equipo de la ANM, indicó en un comunicado que la tragedia sucedió en tres pozos verticales artesanales llamados “cúbicos”, de una profundidad aproximada de 28, 14,5 y 17 metros cada uno.

Autoridades de Colombia anunciaron este jueves que investigarán a los dueños de la excavación.

La estatal Defensoría del Pueblo, que vela por los derechos humanos en el país, dijo en un comunicado que la mina artesanal de oro tenía “prohibición de realizar excavaciones profundas como las efectuadas en el terreno”, sus conexiones eléctricas eran “aparentemente fraudulentas” y carecía de “ una planta alterna de energía para suplir cualquier falla en el fluído”.

Agregó que los dueños de la mina permitían a los trabajadores, que no contaban con un contrato formal, extraer el mineral “bajo circunstancias de alto riesgo para su seguridad”.

“Iniciaremos una investigación y tendrá que ser copiada a la Fiscalía”, dijo por su parte la presidente la ANM, Natalia Gutiérrez, a Blu Radio.

Según explicó la funcionaria, el estado de formalización en que se encontraba la mina permitía a los trabajadores artesanales extraer oro del río, pero no excavar profundos socavones, como era este caso.

Reportes de la ANM destacan que de más de 30 emergencias registradas en minas legales en Colombia en 2014, “82% se han presentado en minería subterránea”.

En octubre del año pasado, un accidente en una mina de carbón en Amagá, en el noroeste del país, dejó 12 muertos tras inundarse un socavón luego de que los trabajadores reventaran en medio de sus labores una fuente de aguas subterráneas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)