28 de febrero de 2016 11:44

El Buque Escuela Guayas cumplió su vuelta al mundo y regresa a casa

El Buque Escuela Guayas zarpó de Guayaquil el 12 de mayo del 2015. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

El Buque Escuela Guayas zarpó de Guayaquil el 12 de mayo del 2015. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 4
Elena Paucar

Las huellas del mundo han quedado marcadas en las cubiertas del Buque Escuela Guayas. Este velero de 36 años se aventuró el año pasado a emprender su primera vuelta al mundo, en 294 días.

Y ayer 27 de febrero del 2016  abandonó su último puerto, el Callao, en Perú, para regresar a casa. Este martes 1 de marzo finalizará su circunnavegación cuando arribe al muelle del Malecón Simón Bolívar, en Guayaquil. Y lo hará cargado de anécdotas y acontecimientos históricos.

Uno de ellos ocurrió el viernes 26 de febrero. En el BAE Guayas se trasladan los restos mortuorios del obispo José Cuero y Caicedo, prócer de la Independencia Ecuatoriana, que pasaron de la Dirección del Patrimonio Cultural del Perú a la Embajada del Ecuador en Lima.

Este es, quizá, uno de los actos más representativos de este impresionante viaje, de 294 paradas por todos los continentes. Pero hubo mucho más en esta ruta de 33 790 millas náuticas de navegación.

El mítico Guayas quedó plasmado en imágenes inolvidables, expuestas en una bitácora que mantiene la tripulación en Facebook. La bandera ecuatoriana flameando frente al Opera House en Sydney, Australia; cruzando el angosto canal de Corinto, en Grecia; representando al país en el certamen mundial Tall Ship Races 2015; con la Torre de Belén como fondo a su paso por Portugal; al atravesar el Atlántico en el área donde se hundió el Titanic; al surcar con cautela el Golfo de Adén, en el Índico, en el Cuerno Africano, listos ante cualquier amenaza de piratas; o al contar con la compañía de la Virgen del Quinche en sus cubiertas durante su paso por Ámsterdam.

El capitán de esta aventura, Carlos Zumárraga, fue también quien captó con su cámara algunos magníficos atardeceres en altamar y el trabajo esforzado de su tripulación entre los cabos, ajustando las velas y las amarras para dejarse guiar solo por el viento en varios tramos.

Su dotación está conformada por 13 oficiales, 79 tripulantes, nueve músicos y 89 guardiamarinas de cuarto año de la Escuela Superior Naval, quienes participaron en este viaje de instrucción divididos en dos grupos (Corsarios 2015 y Popeyes 2016).

En su trayecto, el BAE Guayas recibió a embajadores y representantes de Armadas de distintos países. En noviembre, durante su parada en el puerto Klang, en Malasia, incluso recibió a su Majestad Norodom Arum Rasmy, princesa del Reino de Camboya y decana del Cuerpo Diplomático en Malasia.

Sus tablas se estremecieron con los bailes tradicionales de grupos que los recibieron en cada fondeadero. La música, de todo el mundo, sonó en sus cubiertas.

Las tradiciones nacionales no se perdieron durante sus singladuras. El 25 de julio cuando arribaron a Kristiansand, en Noruega, realizaron una ceremonia de conmemoración por el Día de la Armada del Ecuador.

Y el 9 de octubre, cuando navegaban por el Mar Rojo, rumbo a Yeda (Arabia Saudita), recordaron la independencia de Guayaquil. Ese día rindieron un homenaje al Suboficial Primero Víctor Hugo Rodríguez, el chef del buque, quien cumplió 14 años de servicio, acumulando 178 261,74 millas náuticas navegadas y conquistando los paladares del mundo con la gastronomía ecuatoriana.

Otras fotografías cuentan momentos cotidianos de la tripulación. Cumpleaños, la noticia del nacimiento de sus hijos a la distancia, la pérdida de algún familiar… esos instantes, más íntimos, también están plasmados en esta bitácora.  “Muchas cosas pasan en el mar; nada nos aburre”, citaba uno de los reportes. Y así fue.

En los tramos más largos, como en la ruta Nueva Zelanda-Chile, con más de 5 000 millas náuticas por el Pacífico, los marinos ponen a prueba su fuerza, voluntad y espíritu en las olimpiadas marineras.

Esta y otras tradiciones, como el bautizo marinero a los moros, mantuvieron a flote el ánimo de los tripulantes. Durante esta ceremonia, bajo la dirección del dios Neptuno, los moros -quienes se embarcaron por primera vez- se convierten en lobos de mar.

Todas estas historias atracarán a las 15:00 de este martes en Guayaquil. Aquí se alista una ceremonia de bienvenida, que estará presidida por el vicealmirante Ángel Sarzosa, Comandante General de la Armada; y Carlos Albuja, Comandante de Operaciones Navales. Sus familias, y toda la patria, los esperan.

El histórico periplo

En este crucero internacional el Buque Escuela Guayas arribó a los puertos de: La Habana (Cuba), Nueva York (Estados Unidos), Belfast (Reino Unido), Alesund (Noruega), Kristiansand (Noruega), Aalborg (Dinamarca), Bremerhaven (Alemania), Amsterdam (Holanda), Lisboa (Portugal), Cartagena (España), Civitavecchia (Italia), Pireo (Grecia), Alejandría (Egipto), Yeda (Arabia Saudita), Doha (Qatar), Cochin (India), Pelabuhan (Malasia), Yakarta (Indonesia), Perth (Australia), Sydney (Australia), Wellington (Nueva Zelanda), Valparaíso (Chile) y Callao (Perú).

Una oportunidad para el comercio

Los diferentes puertos fueron una gran oportunidad para promocionar los productos ecuatorianos como banano, cacao, café, flores, artesanías, camarón y tilapia, madera, enlatados, confitados, entre otros productos nacionales que podrían ser comercializados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)