23 de January de 2010 00:00

El bumerán de la Fiscalía

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Dimitri Barreto P. Editor de Judicial

La estrategia de desacreditar al otro, para imponer una verdad, no es nueva. Pero en los últimos días, más bien meses, se ha tecnificado.

Del  discurso brilloso de unos, para referirse a rivales políticos, o del burdo insulto, se ha ‘evolucionado’ al uso perverso de la información personal guardada en  las  bases de datos del Estado (récord policial, actividad societaria, cuentas, impuestos...).

El remitido de los 65 funcionarios de la Fiscalía, para dar su versión del accidente que segó la vida de Natalia Emme, antes de que la instrucción fiscal hubiera concluido, evidencia la misma estrategia.

“Un individuo de nacionalidad cubana, acompañado de otro sujeto colombiano, uno de los cuales registraría antecedentes penales, irresponsablemente empezó a instigar a los curiosos”, dice el remitido firmado por los  funcionarios de la Fiscalía. Es decir, ¿se analizó el pasado de esos testigos? Así apoyan a Washington Pesántez, fiscal general, y a su esposa, Aliz Borja, quien iba en el jeep que arrolló a  Natalia.

El manejo tendencioso de los registros públicos parece  imponerse  desde el poder. Lo  aplica   la Policía, cada vez que intenta explicar el hallazgo de cadáveres ajusticiados por sicarios. “El occiso registraba X detenciones”, no falta en el discurso del oficial. Pero ¿alguien indaga las muertes de esas personas? ¿Hay juicios?

La Fiscalía, con el remitido, tampoco  depura el paso a la Justicia. Al  desacreditar a los extranjeros, acusa y, así, se parcializa. Quizá se pruebe la inocencia de Aliz Borja. Pero, si ese espíritu de cuerpo se preserva,   ¿quién  va a creerlo? El adulo será su bumerán.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)