1 de November de 2009 00:00

Bud Spencer, ídolo del ‘spaghetti- western’, cumplió ayer 80 años

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Roma,  DPA

Bud Spencer alcanzó la fama mundial como héroe bonachón y obeso de comedias de acción.



Algunos de sus éxitos

En 1971 lo llevó  a la fama ‘Le seguían llamando Trinidad’ y  en 1972 fue ‘¡Más fuerte, muchachos!’ (1972).
 ‘Banana Joe’ fue la  producción cinematográfica germano-italiana que en 1981 le trajo  aplausos.Sus peleas del lejano Oeste al lado del frío Terence Hill lograron hace ya tiempo carácter de culto. A pesar del éxito, jamás se hizo ilusiones sobre lo que hacía.

“Hasta un chimpancé podría hacerse actor así”, opinó alguna vez Bud Spencer sobre sí mismo y su carrera cinematográfica.

“Cada enfoque se repite 25 veces. A mí me alcanza con 40, 50 palabras para impugnar toda una película”, manifestó.

Ayer, el actor,  nacido en Nápoles con el nombre de pila de Carlo Pedersoli,  cumplió  80 años. 

Hijo de   un fabricante proveniente de la metrópolis próxima al Monte Vesubio, en el sur de Italia, Spencer alcanzó su fama de héroe de peleas de westerns relativamente tarde.

Lo que muchos apenas podrán creer, por su actual  corpulencia, es que en los  cincuenta  fue reiteradas veces campeón italiano de natación y hasta llegó a competir en los Juegos Olímpicos.

Spencer estudió además abogacía y se doctoró. Por miedo a que se le subieran los humos a la cabeza a causa del éxito deportivo, en 1957 dejó Italia y se fue a Sudamérica como obrero de la construcción, en busca de sí mismo.

“Quería saber quién soy”, dijo. De vuelta a Italia, casado y ya padre de dos hijos, el destino lo pilló de casualidad. Eso fue en 1967, cuando un conocido de su mujer buscaba un tipo corpulento para una película. Se trataba del  conocido  director Giuseppe Colizzi.

El filme se llamaba ‘Dios perdona... yo no /Tú perdonas... yo no’. Así empezaba la era del  ‘spaghetti - western’. Y con él, nacía también la figura artística y el ídolo Bud Spencer.

La figura clave que se sumó al ídolo fue el italiano  Terence Hill.

En las siguientes décadas, mientras que a su socio de películas le correspondería el papel del elegante, guapo y fuerte como un toro, ‘Big Buddy’ hacía la  de cabezón flemático que, fuerte pero bondadoso, dejaba a sus adversarios fuera de combate.

Las peleas, con el tiempo cada vez más extensas, se volvieron de culto y Bud Spencer más pesado.

“En algún momento pesé 160 kilos. Mi caballo se tiraba de espaldas, desesperado, en cuanto me veía venir”, contó  alguna vez. 

El jubilado héroe del western vive desde hace años nuevamente en Italia. Se dice que pesa  120 kilos. En lugar de actuar,   Bud Spencer se permite ahora aparecer como invitado en series.

El claro ejemplo es su rol  de jefe culinario en la serie televisiva italiana ‘I delitti del cuoco’ (‘Los delitos del cocinero’), que próximamente será emitida en Italia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)