6 de septiembre de 2014 11:56

En Brasil, exdirector de Petrobras acusó a 62 políticos oficialistas de recibir sobornos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
La Nación de Argentina (GDA); EFE y AFP
Logo GDA

El exdirector de la petrolera estatal brasileña Petrobras, Paulo Roberto Costa, implicado en una red de lavado de dinero, acusó a 62 parlamentarios de partidos de gobierno de haber recibido sobornos por contratos, según informó la prensa local.

Los políticos habrían recibido el 3% de comisión sobre el valor de cada contrato firmado por Petrobras, cuando Costa era director de Refinación y Abastecimiento de la compañía, según declaró en un reciente interrogatorio hecho por la Policía Federal, publicaron los portales de Internet de los diarios O Estado de Sao Paulo y Folha de Sao Paulo.

Según Folha, se trata de 49 diputados, 12 senadores y un gobernador, quienes militarían en el oficialista Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) y en sus aliados PMDB (centro izquierda) y el Partido Progresista (PP).

O Estado de Sao Paulo, por su parte, habla de por lo menos 32 legisladores, un gobernador y cinco partidos, aunque no menciona cuáles son. "Todo el día tenía un político tocando a mi puerta", habría dicho Costa.

De acuerdo con O Estado, el exdirector aseguró que se formó una cuadrilla de compañías dentro de la petrolera estatal Petrobras, en casi todas sus áreas, que se beneficiaban con estos pagos, y que cinco partidos políticos eran supuestos beneficiarios de recursos desviados por concepto de comisiones tras la firma de un contrato.

Régimen de confesión

Las confesiones de Costa, actualmente detenido, ocurren bajo un régimen de confesión que le permitiría obtener beneficios judiciales y reducir a penas mínimas los casi 50 años a los que podría ser condenado si es hallado culpable. Y ocurren también a menos de un mes de las elecciones generales en Brasil.

Según el exfuncionario, los desvíos de dinero por contratos envolverían desde funcionarios de mando bajo hasta altos rangos de empresas, entre 2004 y 2012, cuando él estaba en el cargo.

Paulo Roberto Costa es investigado como parte de la operación "Lava Jato" (Lavado Express), que desbarató una red de lavado de dinero y corrupción acusada de mover 4.500 millones de dólares, situación que terminó alcanzando a Petrobras.

El caso de Costa es el último de una larga serie de problemas que están afectando a la petrolera estatal, que ha perdido miles de millones de dólares en valor de mercado en los últimos cinco años.

Las sospechas de sobornos y la polémica por la supuesta compra sobrevalorada de una refinería han puesto en aprietos a la gigantesca petrolera brasileña, complicando no solo al gobierno sino a la propia presidenta Dilma Rousseff en pleno año electoral.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)