15 de diciembre de 2016 17:08

Brasil: Lula da Silva enfrenta nuevas acusaciones de corrupción y lavado  

La policía brasileña presentó nuevos cargos contra el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva por corrupción. Foto: AFP

Luiz Inacio Lula da Silva está acusado de corrupción y lavado de dinero en el esquema de desvíos de dinero en Petrobras. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Agencia AFP

La fiscalía de Brasil presentó este jueves, 15 de diciembre, nuevos cargos contra el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010), acusado de corrupción y lavado de dinero en el esquema de desvíos de dinero en Petrobras.

Si la denuncia es aceptada por la justicia, el fundador del Partido de los Trabajadores (PT) enfrentará un nuevo juicio vinculado al caso de la petrolera estatal, que podría complicar aún más su regreso como candidato a la presidencia en 2018.

En la denuncia presentada este jueves, a la que accedió la AFP, los fiscales lo acusan de “corrupción pasiva y lavado de dinero” por aceptar sobornos de parte de la gigantesca constructora Odebrecth a cambio de apoyo político para que la empresa obtuviera contratos con Petrobras.

Los sobornos fueron disfrazados mediante la compra de un terreno -destinado a construir el Instituto Lula, creado por el exmandatario cuando dejó la presidencia- y un apartamento en Sao Paulo, afirma el documento.

De su lado, el portavoz de la fundación, José Chrispiniano, respondió afirmando que la nueva denuncia surge de la necesidad de los fiscales de la Operación 'Lava Jato' -que investiga el fraude- de “inventar una nueva historia en su búsqueda obsesiva por intentar retratar al expresidente como responsable de los desvíos en Petrobras”.

En su nota enviada a la AFP , el Instituto Lula negó igualmente que el apartamento y el terreno que figuran en la denuncia pertenezcan al exmandatario.

Horizonte 2018 

Los hechos denunciados por la fiscalía forman parte de un esquema mayor a través del cual políticos, empresarios y funcionarios de la estatal desviaban dinero para sí y para el financiamiento de partidos y campañas electorales.

Los procuradores identifican a Lula como el “comandante máximo” de ese esquema delictivo, “no sólo para enriquecimiento ilícito, sino especialmente para alcanzar la gobernabilidad basándose en prácticas corruptas y perpetuarse en el poder de forma delictiva”.

Un total de nueve personas fueron denunciadas, entre ellas la esposa de Lula, Maria Leticia, y el expresidente de Odebrecht Marcelo Odebrecht.

Los sobornos provenientes de ocho contratos con Petrobras a los que hace referencia la denuncia suman más de 75 millones de reales (más de USD 22,1 millones al cambio actual) .

El exmandatario ya enfrenta juicios por corrupción, lavado de dinero y obstrucción de la justicia.

Figura emblemática de la izquierda latinoamericana, el exmandatario ha dicho que está dispuesto a ser candidato en 2018 y las encuestas lo muestran liderando la contienda en la primera vuelta de las elecciones, pese a las crecientes acusaciones de corrupción.

Sin embargo, ya no goza de la popularidad récord con la que salió del poder en 2010 y sus políticas son señaladas por la derecha como las responsables de la crisis económica que enfrenta Brasil.

Su sucesora, Dilma Rousseff, fue destituida por el Congreso en agosto acusada de manipular las cuentas públicas y el PT sufrió una derrota abrumadora en las últimas elecciones municipales.

Marcelo Odebrecht ya fue condenado a 19 años de prisión por su participación en el esquema. Sin embargo, él y casi 80 ejecutivos de su empresa firmaron un acuerdo para colaborar con la justicia a cambio de una reducción de sus condenas.

Se espera que sus confesiones involucren a decenas de políticos de primera línea. Según adelantos de estos testimonios filtrados por la prensa local, el propio Michel Temer, actual presidente del país, aparece mencionado.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)