4 de November de 2012 00:03

Un bono no garantiza salir de la pobreza

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

En el Ecuador, las autoridades económicas determinaron que, a septiembre de este año, la línea de pobreza se ubicará en USD 2,51 diarios. Es decir, las personas que perciben ingresos por sobre ese valor no serán considerados como pobres.

Asimismo, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), mientras el índice de pobreza en 1998 se ubicaba en 62,6% y la indigencia en 26,9%, este año se ubica en 25,3% y 9,4%, respectivamente.

Es decir, 3,7 millones de ecuatorianos estarían sobreviviendo con menos de USD 2,51 diarios y 1,3 millones con menos que eso. Conocer cuántos de ellos están recibiendo el Bono de Desarrollo Humano (BDH) es una tarea que prácticamente se desconoce de manera pública. Solo se sabe, de fuentes oficiales -cuando estas dan a conocer las cifras de pobreza cada trimestre- que determinado número de personas dejó de ser pobre. Pero nunca queda claro cuántas de las que ya no lo son dejan de percibir el bono.

Según explica el ex ministro de Finanzas, Mauricio Pozo, entregar un bono atenúa temporalmente un problema de cubrir necesidades básicas, pero no resuelve la pobreza.

“Es un paliativo que no puede ser permanente. Si eso se mantiene a lo largo del tiempo, lejos de ser bueno es malo, por que genera una suerte de asistencialismo y un incentivo perverso para buscar trabajo, pues lo que incentiva es que la gente no se desprenda de este beneficio del Estado”.

Añade que puede haber gente que va más de 10 años recibiendo el bono y eso significa que estas personas, por razones distintas, no han podido incorporarse al único mecanismo para salir de la pobreza: el trabajo.

Sin embargo, en una tesis de la PUCE, realizada por María del Carmen Altamirano, se puede confirmar que los programas de transferencia en efectivo, bajo ciertas condiciones, sí pueden dar resultado en un país como Ecuador. Sin embargo, la investigadora recomienda que “es importante subrayar la necesidad de encaminar esfuerzos para perfeccionar sus condiciones y su focalización, a fin de que los resultados sean potenciados y las metas se visualicen en un futuro no muy lejano”.

PUNTOS DE VISTA

José A. Rosero   
Especialista
‘El bono mejoró  el acceso
a las aulas del colegio’
El Bono de Desarrollo Humano  ha tenido  un impacto sustancial y significativo sobre la matrícula. La probabilidad de que un niño en un hogar que recibe el bono esté inscrito en el colegio es 3,5 puntos porcentuales mayor que la probabilidad de un niño comparable que no recibe el bono. El impacto del bono está concentrado en los niños de entre 11 y 17 años de edad y entre los hogares más pobres. No se encuentra impacto en la tasa de matrícula en los niños de entre 6 y 10 años.

Julio Clavijo Acosta
Analista
‘Los bonos no generan plazas de trabajo’
Es  contradictorio afirmar que el bono permite mejorar las condiciones de la pobreza cuando su base de beneficiarios y su gasto, en lugar de reducirse,  ha aumentado. Los subsidios deben ser transitorios y de corto plazo, con el fin de que estos no desincentiven la participación de la fuerza de trabajo. Si la meta es mejorar las condiciones de extrema pobreza se podría exonerar una cantidad equivalente a
lo que se da por  el bono del Impuesto a la Renta,  a las empresas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)