16 de septiembre de 2015 00:00

Bomberos, militares y civiles aún no controlan los incendios

El 15 de septiembre del 2015, un helicóptero de la Aviación del Ejército ecuatoriano se sumó a las tareas de sofocar el incendio que se registra en la zona andina de la reserva ecológica Cotacachi-Cayapas. Foto: José Luis Rosales / EL COMERCIO.

El 15 de septiembre del 2015, un helicóptero de la Aviación del Ejército ecuatoriano se sumó a las tareas de sofocar el incendio que se registra en la zona andina de la reserva ecológica Cotacachi-Cayapas. Foto: José Luis Rosales / EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 4
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Cuenca
y Sierra Norte

Los bomberos, militares y voluntarios de varias provincias de la Sierra centro y norte del país realizan enormes esfuerzos para intentar detener las lenguas de fuego producto de los incendios forestales que se han registrado desde hace días.

Ayer, los cuerpos de bomberos de Quevedo, Guaranda, Riobamba y Chillanes trabajaban por sofocar dos incendios activos en los sectores Gallo Rumy, en Chimborazo, y Rayopamba, en Bolívar. En estos dos sitios más de 500 hectáreas de pajonales, matorrales y bosques de pino se quemaron.

Pese a la presencia de los miembros de la casaca roja, del Ejército y de las comunidades aledañas, estos aún no pueden ser controlados. Según la Secretaría de Gestión de Riesgos (SGR), entre enero y junio de este año 823 hectáreas fueron destruidas por el fuego en las provincias de Cotopaxi, Chimborazo y Tungurahua.

En Bolívar, en una semana ocurrieron 15 incendios. Los más fuertes se originaron el sábado 12 de septiembre en la comunidad de Cascatotora del cantón San Miguel. Allí se quemaron 600 hectáreas. Otro en Rayopamba. Al menos 200 ha de páramo se arrasaron.

Al momento 600 habitantes de las comunidades La Cocha, Santo Domingo, Rayopamba y Tomaloma, de la parroquia Simiatug, trabajan para extinguir las llamas que llegaron a los 30 metros de altura. Los comuneros recibieron el apoyo de los bomberos de Chillanes, Quevedo y Guaranda. Pese al esfuerzo, el incendio continúa. Franklin Chimborazo, habitante de la zona, dijo que las llamas consumieron los bosques de pinos de las comunidades Rayopamba y La Cocha.

“Es lamentable el daño al hábitat de los venados, pavas, zorras y conejos. Ahora están en peligro y trabajamos para impedir la caza pero necesitamos el apoyo del Ministerio del Ambiente”, aseguró.

El incendio que afecta a una gran extensión del sector Gallo Rumy se extendió a Chimborazo. Bomberos de Guaranda, Riobamba y con apoyo del Ejército efectúan las labores para sofocar las llamas que ya consumieron más de 250 ha de pajonal y bosques de pino.

Édgar Estrada, jefe del Centro Operativo Local ECU 911 de Riobamba, dijo que en Chimborazo están activos ocho incendios en Colta, Riobamba, Pallatanga y Guano, que son sofocados por los cuerpos de bomberos de los cantones.

Contó que en agosto del 2014 sucedieron 59 incendios forestales y en el mismo mes de este año 30, es decir, hay un descenso del 49%. Eso sucede porque se trabaja en forma coordinada con los 10 cuerpos de bomberos de Chimborazo. Ellos imparten charlas y capacitaciones. “En el sector rural se efectúan las quemas de maleza agrícola, pero se les sale fuera de control y provocan daños en la flora y la fauna”.

En Tungurahua, entre agosto y lo que va de septiembre hubo 16 incendios. Uno de los más fuertes fue el lunes en la parroquia Ambatillo: 11 hectáreas de páramo se quemaron.

Daños en reserva Cotacachi-Cayapas

En el cantón Cotacachi, en Imbabura, un manto de humo cubría ayer los dos islotes de la turística laguna de Cuicocha.

Desde el aire, en un sobrevuelo realizado en un helicóptero de la Aviación del Ejército se observaba la humareda que se levantó por la quema en el páramo de Morochos, en las faldas del volcán Cotacachi. Abajo, en tierra unas 300 personas, entre guardaparques, bomberos, militares y comuneros de Morochos y Perafán, luchaban por apagar el fuego.

Las llamas reducían a cenizas pajonales y chaparro de esta zona, localizada en la Reserva Cotacachi-Cayapas, de 2 044 km2. “Es como un volcán. Había mucha candela”, describió Plutarco Méndez, uno de los guardaparques, que se unió a las tareas de socorro desde las 03:00. Hasta las 16:30, este incendio no pudo ser controlado y aún no se contabilizaba el área afectada. Este fue uno de los cinco incendios que ayer debieron socorrer bomberos, militares y comuneros.

Hasta el martes, sumaban 2 192 ha que han sido dañadas por las quemas forestales en Imbabura, según cifras de la SGR. Solo en lo que va de este mes se han destruido 1 149 ha.

Entre tanto, 19 bomberos del cantón Cayambe, en Pichincha, sofocaban una quema que consumía la cima del cerro Cousín, desde el fin de semana.

En Cuenca (Azuay) el Comité de Gestión de Riesgos del Municipio de Cuenca se mantiene en sesión permanente desde el fin de semana por las emergencias generadas por los incendios forestales. Molleturo y Nulti son las parroquias más afectadas. La quema de mayor magnitud ocurrió el domingo y el lunes en el Parque Nacional Cajas y Miguir, en donde se quemaron 40 ha. En ese lugar, además de vegetación, se encontró especies animales muertas por el fuego. Por este hecho fueron detenidas tres personas.

Durante este mes, en Azuay se afectaron 728 ha, según el Directorio del Consejo Provincial de Seguridad. Ayer, el ECU-911 reportó incendios en Cuenca, Gualaceo, Santa Isabel, El Pan, San Fernando y Sígsig.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)