16 de junio de 2015 18:10

'Bomba de tiempo' en la economía venezolana

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 10
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 1
Contento 1
Agencia AFP
Caracas

Según sus propias normas, el Banco Central de Venezuela (BCV) debe reportar la inflación antes del día 10 de cada mes, una norma que en los últimos dos años ha vulnerado a menudo sin dar explicaciones.

El último informe del índice de precios data del año pasado, cuando el alza inflacionaria fue de 68,5% pese a los severos controles de precios, de producción y distribución de bienes que ha impuesto el Gobierno en su esquema económico centralista. Sin embargo, los venezolanos no necesitan del BCV para constatar cómo semana a semana sus bolsillos se resienten ante el alza de los precios de alimentos, medicinas, viviendas, vehículos, transporte, espectáculos o servicios.

Para comprar un kilo de carne de primera -que tiene un precio regulado por debajo de la realidad del mercado- debe gastarse el equivalente a casi 14% del salario mínimo mensual, que actualmente es de unos 6.700 bolívares.

En el caso de una hortaliza como la papa, su precio se ha multiplicado siete veces durante 2015 y ya supera los 300 bolívares por kilo.

En algunos preescolares privados de clase media de Caracas la matrícula para el período 2014-2015 está sobre los 3.400 bolívares, pero ya han enviado circulares para anunciar que a partir del período escolar, que comienza en septiembre, estará sobre los 8.100 bolívares, que supone un aumento del 138%.
La banca de inversión Barclays, en un informe divulgado en mayo, señaló que "hay claros indicadores que sugieren una aceleración de la inflación, que podría haber alcanzado los tres dígitos" al superar una tasa anualizada de 100%.

Liderazgo

Para el economista y profesor de postgrado de economía petrolera Luis Oliveros, el Gobierno venezolano "no parece capaz de detener la inflación". "Tendría que tomar decisiones, pero hay pánico por la baja popularidad de Maduro con elecciones legislativas en puertas", sostiene.

Y ante este panorama, afirma Oliveros, "el gobierno optó por ocultar cifras, lo cual es una irresponsabilidad y viola la Constitución y la ley del BCV. Si se esconden las cifras quiere decir que la situación está bastante mal". El gobierno lleva tiempo sin difundir datos esenciales, como la escasez o el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB). Los expertos aseguran que el principal responsable de la espiral inflacionaria es el gobierno, que ha recurrido al financiamiento monetario para enfrentar un déficit fiscal calculado en 20% para este año.
Según Barclays, el financiamiento del BCV a la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) -cuyas exportaciones proveen 96% de las divisas del país- creció 37% en el primer trimestre de 2015. Y ante el enorme hueco fiscal agravado por la caída de más de 50% en los ingresos petroleros, el gobierno de Maduro se ha "resistido" a devaluar el bolívar frente al dólar, lo que lo obliga a "monetizar el déficit" apunta Barclays.

El economista y analista político Luis Vicente León advierte que el gobierno no está tomando "medidas de fondo" para combatir lo que considera "una situación previa a la hiperinflación", como ajustar el tipo de cambio y cesar la impresión de dinero inorgánico.

Incluso el exministro de Planificación Jorge Giordani, arquitecto del modelo económico de Hugo Chávez durante sus 14 años de gobierno, declaró la semana pasada que "la situación es realmente grave, esa bomba de tiempo que es la economía venezolana tiene muchas causas". Y según él una de ellas es que "hay falta de liderazgo".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)