31 de January de 2010 00:00

‘Bolillo’ no pisa una cancha desde hace nueve meses

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Santiago Zeas
 Corresponsal en Bogotá

El candidato a dirigir la Selección ecuatoriana, el colombiano Hernán Darío Gómez, lleva nueve meses sin entrenar a ningún club o combinado nacional.

Su último partido lo dirigió el 3 de mayo de 2009. Ese día estuvo en el banco de suplentes del Independiente Santa Fe de Bogotá, en el que  los  malos   resultados  desencadenaron su salida.



Guatemala y Colombia
Hernán Gómez  fue  el último timonel que llevó a Colombia a un Mundial (1998).
 Durante  22 meses en Guatemala ganó cinco de   21 partidos. Por entonces responsabilizó del fracaso al bajo nivel de los  jugadores y renunció antes de que   iniciara  la eliminatoria   2010.
Volvió  con el  Santa Fe para hacerse cargo del plantel en el  finalización 2008 y en el Apertura 2009. En ninguno de los dos torneos  pudo clasificar  al equipo a las     finales.

Desde entonces el estratega ha permanecido alejado casi por completo de canchas de entrenamiento. Los nueve meses al margen del fútbol profesional los ha dedicado casi por completo a su familia, a sus amigos e incluso a actividades que no tienen que ver con el fútbol, como la política.

Pasa su tiempo  entre su casa en Medellín y en su finca en Llanogrande, una pequeña población en las afueras de la ciudad, que la usa  los fines de semana.

“Pasa mucho tiempo con su familia cuando no está dirigiendo”, relata el ex delantero  Víctor Aristizábal, amigo  de Gómez desde hace más de 20 años.

Al igual que otros amigos, Roberto Urrea,    cercano al estratega colombiano, describe una vida relajada y tranquila en compañía de su esposa e hijo. Por eso no resulta extraño que se lo observe en bicicleta en su finca  y sus alrededores. O simplemente que vaya de paseo familiar a localidades antioqueñas como Río Negro.

Del fútbol tampoco se puede despegar. Por ello, observa en casa           partidos  de los  equipos            antioqueños    Atlético Nacional y del  Independiente Medellín, conjuntos en los que militó como jugador entre 1975 y 1984.  Urrea también comenta que es normal que el ‘Bolillo’ asista con frecuencia al Atanasio Girardot,   principal escenario de Medellín. De hecho, el domingo pasado estuvo en las graderías del estadio en compañía de su familia. “Estuvo comiendo canguil con su familia durante el juego de despedida de  René Higuita”,  relata Urrea.

Los amigos también son     importantes para Gómez. De ahí que con frecuencia los visita en sus oficinas, donde por horas conversa y bromea. “Es muy amiguero y  frecuenta  mucho a sus amigos”, confirma César Augusto Londoño, periodista de Caracol, quien conoce desde hace más de 25 años al ‘Bolillo’ y su estilo de vida.

Mientras no dirige a ningún club, Gómez no tiene necesidad de dedicarse a otra actividad. Sus ingresos como  técnico le han permitido llevar una vida cómoda. Aunque las cifras que percibe se manejan con reserva, en Colombia se sabe que el DT    recibió en Guatemala      USD 30 000 mensuales durante los 22 meses   frente a ese combinado,  entre 2006  y 2008. A esto hay que sumarle el año  que estuvo  frente del Santa Fe y los USD 1,8 millones que  ganó en la Selección de Ecuador.

En los nueve meses de  inactividad profesional  su nombre casi se borró del escenario futbolístico y mediático colombiano.
Reapareció el 19 de agosto pasado, cuando anunció     su aspiración de ocupar una curul en el Congreso colombiano. De hecho,   el DT    se dio tiempo para dialogar con dirigentes del Partido Conservador,   organización    que integra la coalición que apoya al gobierno de Álvaro Uribe.

“Lo que me ha dejado el fútbol como líder de selecciones es mucho, y me siento con   el conocimiento para   ayudar   al país”. Esa fue la explicación que dio el ‘Bolillo’ a la radio RCN sobre su objetivo de convertirse en diputado.

De inmediato se levantó la polémica sobre si un técnico    de fútbol está preparado para ingresar en la tarea legislativa. Después de eso,   Gómez declinó su intención de ser representante. Sin dar declaraciones ni explicaciones, el DT    se limitó a enviar una carta a la directiva del Partido Conservador, en la que anunció que renunciaba a la posibilidad de terciar en  las elecciones  de este    14 de marzo.

Tras su frustrada idea de ser diputado, Gómez regresó a la baraja de nombres para dirigir a la Selección de su país. Antes de que la Ecuafútbol  anunciara, a mediados de enero, su acercamiento para contratarlo, en Colombia volvió el debate de si    el ‘Bolillo’ debe regresar al banco cafetero. 

Y como el propio orientador lo ha mencionado, la división que genera su nombre en la prensa y afición colombiana  ha sido uno de los argumentos esgrimidos   para no concretar su vinculación.

“Es un hombre complicado y ha sufrido un desgaste normal después de 10 años en Atlético Nacional y en la Selección”,  explica Gabriel Meluk, editor deportivo de El Tiempo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)