18 de January de 2010 00:00

En Bogotá la restricción es radical

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Santiago Zeas
Corresponsal en Bogotá

Bogotá aplica desde hace   12 años un sistema de restricción vehicular, que se ha endurecido de forma progresiva. Ante el caos de movilidad generado por el crecimiento del parque automotor, -hay 1,4 millones de autos- la administración  de Antanas Mockus  diseñó el  pico y placa,  como una medida de alivio a la congestión.



Control y sanciones
Bogotá tiene  más de ocho millones de habitantes. El control del pico y placa está a cargo de la Policía que  realiza operativos.

En caso  de que un conductor viole la restricción vehicular  tiene un doble castigo. Primero debe cancelar una multa de 257 000 pesos (unos USD 130).
En segundo   lugar, el auto es inmovilizado y conducido a  la Policía. Para sacarlo debe pagar el costo del estacionamiento.Su implementación comenzó en marzo de 1998, con un modelo similar al que plantea el Municipio de Quito. En esta primera fase, que se prolongó hasta 2001, la limitación se enfocó a los autos privados que, de acuerdo con el último número de la  placa, no podían circular    durante las dos horas pico de la mañana y las horas de congestión   en  la tarde.

Ricardo Montezuma, especialista en temas de movilidad, explicó que  la norma pretendía que la población use sus autos  en momentos diferentes a las horas pico. Por ello,  esta primera etapa de la restricción  “arrojó resultados positivos en  la ciudad”.

Después de tres años del inicio  del programa, la Alcaldía Mayor de Bogotá decidió endurecer y ampliar la restricción vehicular. En agosto de 2001 extendió el horario del pico y placa de dos a tres horas en la mañana y noche, respectivamente. Además, incluyó en la medida a taxis y unidades de servicio de transporte público.

Con la ampliación del horario de la restricción, el Municipio bogotano buscó, entre otras metas, desincentivar el uso de los vehículos todo el día.

Para el analista Montezuma, a partir de esta segunda etapa se empezó a perder la esencia de la restricción vehicular. Si bien fue positiva la inclusión de buses y taxis en el sistema, el experto dijo que se desvirtuó el sentido de que los autos privados sean utilizados en horarios distintos a los de mayor congestión.

La tercera fase del pico y placa rige en la actualidad en Bogotá y es drástica con los carros particulares.  Desde febrero de 2009, el alcalde Samuel Moreno,  dispuso que la circulación para este tipo de vehículos   sería prácticamente de todo el día.

De hecho, la restricción se aplica de lunes a viernes entre las 06:00 y 20:00. La medida restrictiva se aplica cada día a  cuatro números de placa.

Así, las que finalizan en 7, 8, 9 y 0 no circulan los lunes. Las que terminan en1, 2, 3 y 4 no lo hacen los martes; las que concluyen en  5, 6, 7 y 8 tienen prohibición los miércoles. Las placas que acaban en  9, 0, 1 y 2 no pueden transitar los jueves. Y las que terminan en  3, 4, 5 y 6 tienen restricción los viernes. De este modo, cada auto no puede transitar dos días durante la semana.

Los taxis también tienen más límites para su circulación. Obligatoriamente no pueden operar un día a la semana y un sábado cada mes, en el horario de 05:00 a 21:00.  Ante la ampliación de la prohibición, la Alcaldía se vio obligada a flexibilizar los horarios para las unidades del servicio público de transporte.

Así, los días en que tienen prohibición, no pueden circular entre las 09:00 y 17:00. Con ello pueden prestar su servicio durante las horas pico de la mañana y la noche, todos los días.

Las cifras de la Alcaldía Mayor de Bogotá indican que la ampliación del pico y placa permite sacar de circulación diaria al 40% del parque automotor. Es decir,  a unos 530 000 autos, aproximadamente. A esto se suma que tampoco puede circular por el casco urbano ningún vehículo de otra localidad cuyo último dígito coincida con el pico y placa del día.

Esta prohibición de todo el día regirá hasta febrero de 2011, cuando el Cabildo tiene previsto concluir  la ampliación de dos troncales del Transmilenio (sistema rápido de buses). Según el ex alcalde Antanas Mockus, la extensión de todo el día no resultó del todo eficiente.
Su argumento es que en la práctica, en las horas picos circula el mismo número de particulares más un 20%  de buses.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)