4 de November de 2009 00:00

Boca Juniors y Liga de Quito reclutan talentos en Cuenca

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 2

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Cuenca

Pablo Pesántez, de 10  años, es  seguidor del Barcelona ecuatoriano. Él juega de delantero y  hace cuatro meses es alumno de la escuela de fútbol del club argentino Boca Juniors, que funciona en Cuenca.



Las opciones

El costo  de la  matrícula  anual en la escuela de fútbol del Boca Juniors es de USD 35, que incluye uniforme original completo. La pensión mensual es de USD 35.
Los niños,  adolescentes y jóvenes cuencanos tienen alternativas. La Academia Alfaro Moreno y otras escuelas de fútbol también funcionan en la ciudad.
Pablo Marín,   instructor y ex futbolista, quiere  que los niños salgan a otras ciudades. Pesántez asiste los lunes, miércoles y viernes, de 15:30 a 17:00,  a las canchas sintéticas Totoragol, al noreste de la capital azuaya. Llega al lugar junto a su  padre, Pablo Pesántez. El recorrido, desde el sector de Quinta Chica, dura 10 minutos en vehículo.

Su ingreso a la escuela de fútbol del Boca fue por iniciativa de su progenitor. Otro de los alumnos es Aurio Fajardo (10 años), admirador de la selección brasileña.

Fajardo y Pesántez son parte de los 220 alumnos de la escuela de fútbol del Boca, en Cuenca. Ellos se instruyen con los entrenadores Javier Coronel y Juan Pablo Mora, y los preparadores físicos Jhonny Ochoa y Diego Suqui.  

David Durán, gerente de la escuela, cuenta que el proyecto nació en el país hace dos años y medio por iniciativa de la empresa Laburo SA, de Guayaquil. Él compro la franquicia al Boca
Juniors y el 15 de junio abrió la escuela. Su propósito es ampliarse    en Machala, Loja y Azogues.

La escuela planifica un viaje a Argentina. El desplazamiento servirá para que los niños practiquen en las   instalaciones del club  y conozcan  a sus figuras.

El instructor Javier Coronel, ex futbolista del Deportivo Cuenca, cuenta  que se preparó en la Universidad  para transmitir sus conocimientos a los infantes. Con los  niños de 5 a 7 años se priorizan los juegos. Esto porque a esta edad existe poca concentración.

Liga de Quito también tiene una escuela de fútbol en Cuenca. Paúl Carrión Rivera, de 6 años y estudiante de la Unidad Educativa Borja, asiste desde el lunes a la cancha sintética de la ‘U’, ubicada en el sector de El Salado, en el sur de Cuenca.



220 alumnos
 
practican en la escuela de Boca Juniors de Argentina,  en
la capital azuaya.Paúl  y su padre Fabián Carrión recorren diariamente 15 minutos desde la parroquia San Joaquín hasta llegar a la cancha de los albos. “A Paúl le gusta el fútbol y lo inscribí, sobre todo porque el técnico es Pablo Marín, un reconocido futbolista cuencano”.

Marín, ex seleccionado nacional,  firmó este año un convenio con la dirigencia de LDU.  El ex futbolista adquirió la franquicia a un costo accesible, según el futbolista. Sin embargo, evitó dar cifras. Él jugó en el plantel albo  entre 1992 y 1994 y fue capitán.

La escuela tiene la posibilidad de promover  a jugadores cuencanos. Cada año, los 10 mejores de la escuela, de diferentes categorías, harán pasantías en  las divisiones juveniles de Liga. Si pasan las pruebas, se quedarán en Quito con todos los gastos pagados, incluida la educación.

La escuela tiene alumnos de 6 a 13 años, pero se estudia la posibilidad de abrir categorías de 14 a 18 años, sobre todo para quienes  no juegan en  clubes. El límite de cada categoría es de 30 alumnos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (1)