7 de febrero de 2016 13:11

El besuqueo tradicional del Carnaval de Brasil pondría en riesgo a miles por posible contagio del zika

Durante el carnaval, en Brasil es una tradición de los asistentes el besarse con las personas que estén cerca, al azar. Esta costumbre podría poner en riesgo a las personas de contagiarse del virus zika. Foto:  AFP

Durante el carnaval, en Brasil es una tradición de los asistentes el besarse con las personas que estén cerca, al azar. Esta costumbre podría poner en riesgo a las personas de contagiarse del virus zika. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 13
Triste 6
Indiferente 3
Sorprendido 7
Contento 2
Agencia DPA

La expansión del virus del Zika en Brasil atenta contra una tradición popular en el carnaval del país: el besuqueo generalizado. La costumbre consiste en besar a diestra y siniestra, a anónimos y anónimas, cuantos más mejor en los multitudinarios bailes y desfiles callejeros que se realizan en los barrios de todo el país.

La práctica está tan arraigada, que un reporte sobre el asunto del diario O Globo, afirmó: "Carnaval sin besos en la boca es como playa sin sol, o, para mantener el clima de fiesta, como disfraz sin brillo: no tiene ninguna gracia".

Pero este año, el virus que también transmite el dengue y la fiebre chikungunya puso en alerta a los aficionados a la curiosa tradición: un informe de la Fundación Oswaldo Cruz, del Ministerio de Salud, detectó la presencia del virus activo en saliva y orina, lo que abrió la posibilidad de que se pueda transmitir por esas vías.

El carnaval de Rio de Janeiro de celebra, pese a la emergencia sanitaria de el zika. Foto: AFP

La información fue revelada el viernes, el día que en el Rey Momo recibió las llaves de Río de Janeiro oficializándose así el arranque del carnaval. Esto llevó a que automáticamente todo Brasil se preguntara: "Y ahora, puedo besuquear en carnaval sin temor a contraer zika?

La prensa y las autoridades salieron a aclarar dudas y dar consejos, en especial a las embarazadas, puesto que en Brasil, la llegada del zika coincidió con el estallido de una epidemia de microcefalia en recién nacidos cuyas madres habrían sido infectadas. "Es muy precoz afirmar que el beso sería una forma de transmisión del zika. Tendríamos que ver la cantidad de virus presente en esos líquidos (orina y saliva), explicó el infectólogo Jean Gorinchteyn, del Hospital Emilio Ribas, citado por el portal UOL.

Más cauteloso, su colega Celso Granato, de la Universidad Federal de Sao Paulo, consideró que la posibilidad de contagio a través del beso existe por el hecho de que el virus fue detectado vivo en sangre y orina. "Uno detecta el virus en forma activa, lo que quiere decir que está vivo en la saliva, pero decir que por la saliva se transmite es dar un paso más", matizó.

También el sexo, por lo general más desenfrenado y libre en las fiestas de carnaval, es fuente de preocupación extra este año, puesto que el zika se suma a los riesgos de siempre: las enfermedades de transmisión sexual.

Esto porque en Estados Unidos se reportó el caso de una persona que habría sido contagiada con zika a través de relaciones sexuales. No obstante, por características libertinas propias del carnaval, -al punto de que muchas parejas se dan "vacaciones" afectivas para hacer cada uno lo que se le plazca- caben muchas dudas sobre si los alegres y festivos 'carnavaleros' tomarán recaudos.

Más bien se diría que, a lo que todo indica, se entregarán a las pasiones con desenfreno, y el zika y las enfermedades venéreas serán -si llegan a serlo- un asunto a pensar después. "Creo que (el posible contagio del zika) no cambiará la forma de pensar de las personas. Creo que la gente va a preferir arriesgarse y pensar en las consecuencias después del carnaval. Y, para ser sincera, me incluyo en ese grupo. ¿Vine de Recife para acá (Río) y no voy a besar a nadie. Eso no da", sintetizó el sentir popular una joven citada por O Globo.

En una suerte de fundamento filosófico para la despreocupación generalizada, la filósofa Viviane Mosé, citada por el medio, coincidió con la voz generalizada. "El carnaval es la fiesta de la carne, es para divertirse físicamente. Es una fiesta de liberación sexual, es la más erótica del año. Es imposible un carnaval sin beso en la boca", sentenció.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (2)