4 de March de 2010 00:00

Bernardita no sabe nadar y se salvó del tsunami del sábado

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Concepción. Reuters

Bernardita Vives Cornejo despertó a un infierno en la madrugada del sábado, luego de que un feroz terremoto en Chile le arrojara los ladrillos de su casa encima, quebrándole la pierna derecha. Ahí empezaron sus problemas.

En el momento en que sus vecinos corrían a los cerros que rodean a la ciudad costera de Constitución, en el sur e Chile, Vives quedó atrapada con su pierna quebrada y solo podía pedir ayuda llorando al ver cómo se acercaba la ola gigantesca del tsunami.

Milagrosamente, la mujer de 43 años -que no sabe nadar- sobrevivió al ser arrastrada por el mar a un cerro alejado de lo que quedó de su casa.
“Sobreviví porque salí con la ola, me encomendé a Dios y salí. Estaba tranquila porque pensé que iba a morir”, dijo Vives desde una cama de hospital.

Su terrible experiencia la dejó con una clavícula rota, golpes y un gran moretón en su brazo izquierdo, así como un fémur quebrado. “En un momento me agarré de los cables de electricidad y funcionó por un rato hasta que sentí que era arrastrada. En ese momento, pensé realmente que eso era todo”.

Se cree que al menos 350 personas murieron en Constitución por el sismo de  8,8 grados en la escala de Richter y el  tsunami que le siguió, mientras que rescatistas señalaron que hasta 500 personas podrían estar aún desaparecidas en el área.

Los rescatistas dijeron que Vives, quien mencionó que la ola era más alta que ella, es hasta el momento la única sobreviviente entre aquellos que fueron arrastrados por el agua.

Cuatro días después del desastre que mató más de 800 personas en el centro y sur de Chile, los rescatistas rastrearon las fuertemente golpeadas áreas costeras y aún esperan encontrar más sobrevivientes como Vives.

“Esta es la única paciente que tenemos de Constitución. Fue arrastrada por la ola”, dijo el doctor Gustavo Cárdenas en un centro hospitalario de Talca, donde el
Ejército está organizando la asistencia para la región. Cuando la tierra comenzó a moverse, Constitución estaba llena de turistas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)