8 de septiembre de 2016 09:40

Benedicto XVI reconoció que le sorprendió que su sucesor fuera el argentino Jorge Bergoglio 

El papa Benedicto XVI bendice a los fieles congregados en el Aula Pablo VI del Vaticano durante la audiencia pública de los miércoles, el 12 de septiembre de 2012. Foto: EFE

El papa emérito Benedicto XVI. Foto: Archivo / Agencias

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 1
Agencia DPA

El papa emérito Benedicto XVI reconoció que la elección del argentino Jorge Mario Bergoglio en marzo de 2013 como su sucesor lo sorprendió y negó que esto hubiese significado una ruptura. "Quizás hay nuevos acentos, naturalmente, pero no hay contradicciones", aseguró el alemán Joseph Ratzinger en un libro de entrevistas que sale mañana a la venta y del que adelantan el jueves 8 de septiembre del 2016 extractos los diarios germanos Bild y Süddeutsche Zeitung.

Una gran cualidad del papa Francisco es el cariño que tiene por la gente, explicó Benedicto: "Una nueva frescura en la Iglesia, una nueva alegría, un nuevo carisma que le llega a la gente, es algo lindo", lo elogió en las entrevistas recopiladas por el periodista alemán Peter Seewald bajo el título Letzte Gespräche (Últimas conversaciones).

Benedicto defendió en las charlas la decisión de renunciar a la jefatura de la Iglesia católica y aseguró que no fue consecuencia de intrigas ni del llamado escándalo Vatileaks sobre la filtración de documentos privados de su entorno robados por su mayordomo personal. "No se puede dimitir cuando las cosas no andan bien, sino cuando están en paz. Yo pude renunciar porque en esta situación se había restablecido la calma", sostuvo.

"No se puede uno ir si es una huida (...) Sólo se puede uno ir cuando nadie lo exige". El papa emérito destacó que no se arrepintió ni un minuto de haber tomado la decisión de dar un paso al costado. "Veo cada día que fue lo correcto".

También admitió la existencia de un grupo influyente de homosexuales en el Vaticano durante su pontificado. "Efectivamente denunciaron ante mí a un grupo que fue disuelto", dijo Benedicto. Una comisión tripartita detectó "a un grupo pequeño, de cuatro, quizás cinco personas", precisó. "No sé si se formará algo así nuevamente. De todas maneras no es que aquí estén pululando estas cosas".

El antecesor de Francisco se defendió de las críticas por haber levantado la excomunión del sacerdote negacionista del Holocausto Richard Williamson en 2009. Ratzinger dijo que él no había tenido la culpa, sino la comisión vaticana "Ecclesia Dei", que no lo informó. "Considero que la culpa la tiene sólo esta comisión".

El ex arzobispo de Múnich (1977-1982), de 89 años, critica a la Iglesia de su país de la que dice que es demasiado burocrática por su elevado número de empleados pagos y que carece de suficiente "dinámica de la fe". También expresó reparos hacia el sistema de financiación de la Iglesia a través del impuesto eclesiástico.

"La excomunión automática de aquellos que no pagan a mí parecer no se sostiene". El libro "Últimas conversaciones" es el cuarto tomo de entrevistas entre Ratzinger y el periodista Seewald. Este último comprende las charlas mantenidas poco antes y poco después de la renuncia del pontífice.

El papa emérito, de pluma prolífica, aprovechó la ocasión para anunciar que no publicará más libros. Por el contrario, dijo que está desechando algunas "reflexiones" que ha escrito periódicamente.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (1)