9 de julio de 2016 14:42

Nueve barrios del noroccidente se reunieron para plantear los problemas de los Quito Cables

Este 9 de julio de 2015, la asamblea se reunió en la iglesia evangélica de la urbanización El Condado para comentar con sus vecinos los problemas y alternativas al proyecto. Foto: EL COMERCIO

Este 9 de julio de 2015, la asamblea se reunió en la iglesia evangélica de la urbanización El Condado para comentar con sus vecinos los problemas y alternativas al proyecto. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 5
Redacción Quito
(I)

A la asamblea conformada por nueve barrios del noroccidente de Quito que tienen reparos frente al proyecto Quito Cables, no le cuadran las cifras presentadas por el Municipio.

Este 9 de julio de 2015, la asamblea se reunió en la iglesia evangélica de la urbanización El Condado para comentar con sus vecinos los problemas y alternativas al proyecto.

Según Lothar Ranft, miembro de la asamblea y morador de El Condado, el principal problema es que el Municipio plantea que se beneficiará a 200 000 personas. "Según el estudio de la Escuela Politécnica habrá 15 989 beneficiarios directos y 32 100 indirectos", dijo Ranft.

Otra cifra que según Mauricio Ubidia, otro morador, no cuadra es la del costo del pasaje versus el costo del mantenimiento. Ubidia señaló que se prevén 8 650 pasajeros diarios. Con los 35 centavos que costaría el viaje, se recaudarían USD 3 028 diarios. Esto no cubriría los USD 3,4 millones que cuesta el mantenimiento anual del sistema.

Tampoco están convencidos de que sean 40 barrios los beneficiados. “De acuerdo con el estudio que maneja el mismo Municipio, son 11 barrios los beneficiados”, dijo Ranft.

El tiempo de traslado, según Ubidia, no tiene una referencia real. “Plantean que por el metro cable se movilizarán en 12 minutos. Esto no toma en cuenta el tiempo de llegada hasta la estación, por ejemplo”, dijo Ubidia.

La devaluación de los predios por donde pasará el trazado de la línea La Roldós-Ofelia es otra preocupación. Según Ranft, nadie querrá comprar casas o terrenos que se ubiquen en esa zona.
Esta asamblea pide acceso a los estudios tanto de factibilidad como de demanda del proyecto y que se los tome en cuenta para las discusiones.

Entre las alternativas para la movilidad en estos sectores, esta asamblea plantea la ampliación de la calle Machala, un ‘bypass’ en la calle Rumiurco y una salida hacia la avenida Manuel Córdova Galarza.

En la reunión estuvieron presentes representantes de los concejales Carlos Páez y Luisa Maldonado. Según la organización de la asamblea, para esta socialización fue invitado el alcalde Mauricio Rodas y el secretario de Movilidad, Darío Tapia. Una representante de la Administración la Delicia señaló que, debido a una falla en la fecha de la solicitud de los organizadores, no se pudo agendar la reunión.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (10)
No (2)