13 de January de 2010 00:00

Los barrios de Machala quedaron enlodados

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Machala

Un lodo espeso y pegajoso se adhiere a los pies de Paula Ávila, mientras intenta sortear el trecho de 300 metros entre su vivienda y la parada del bus.

El mal estado del camino es la secuela de la prolongada lluvia que cayó el lunes en Machala. Las calles del barrio Washington García, donde vive Ávila, se convirtieron en un lodazal.  

“Esto es solo el comienzo. En el  invierno, por aquí no pasan ni los carros”, menciona la vecina. Ella se descalzó los pies para acelerar el paso y alcanzar un bus.

La primera lluvia prolongada de este año  que cayó sobre la ciudad desnudó los problemas por  la falta de alcantarillado pluvial y lastrado en los barrios marginales del norte de la ciudad.

En  Washington García, donde habitan unas 300 familias, el lodo y los charcos de agua estancada dominan el entorno de casas de caña y terrenos con maleza.
“Vivo dos años y medio aquí y el lastrado de las vías no pasa de ser un ofrecimiento”.

El problema de este barrio se repite a unos 2 kilómetros más hacia el noreste, en la ciudadela Los Vergeles.

En el sector A, en el corazón de la ciudadela, el último aguacero dejó grandes charcos. Tirso García habita allí desde hace 18 años.  En todo ese tiempo confiesa haber perdido la cuenta de las ofertas de asfaltado.

Él  vive con su familia en una casa de cemento sin pintar, protegida por una pared de arena.  “Es para protegerme, porque cuando el río Jubones se desborda, el agua ingresa por el estero y las calles se convierten en ríos”.

En Los Vergeles tampoco hay alcantarillado pluvial.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)