25 de July de 2009 00:00

Los barrios esqueleto

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las favelas y los barrios miseria  son las pústulas más visibles que muestran las metrópolis tercermundistas actuales;  pero no son las únicas.

 El desarraigo, la inmigración   y la mala distribución de los ingresos también son males que  afectan el desarrollo urbano.
Una  consecuencia  visible de estos problemas intangibles es la construcción ilegal, que desemboca en un fenómeno urbano doloroso: los barrios esqueleto.
 
¿Barrios esqueleto? Seguro. Son esos asentamientos arrabaleros, muchos producto de invasiones, donde más de la mitad de las viviendas se encuentra a medio construir. Y muchas terminan así: con sus esqueletos de varillas y hormigón oxidados y ancianos.
   
Caupicho, barrio del suroriente de Quito,  es un ejemplo típico. Las  construcciones dormitan esperando que sus dueños cobren alguna platita extra (utilidades, bonos, decimotercer sueldo, alguna remesa) para sumar unas pocas filas de bloques o para cubrirse del frío con  una puerta o una ventana.

Avances constructivos que se comen el alimento, el vestido y hasta las navidades de sus propietarios, quienes deterioran su calidad de vida para ‘vivir mejor’ en un futuro no tan cercano.   
   
Como casi todas son construcciones empíricas y  empezaron antes de que Caupicho sea urbanizado, después del nuevo trazado vial  varias quedaron con los cimientos en el aire.
 
¿Se puede ‘hacer ciudad’ en esas condiciones? Es difícil.    Lo que se precisa    es una política pública   capaz de actuar ante las urgencias.

No se trata de hacer todo desde cero, demoliendo  para rehacer. Hay que a partir de lo que existe. Introducir atributos urbanos  capaces de generar un efecto contagiante positivo y, a través de la inversión pública, desencadenar un proceso de mejoramiento de lo privado desde lo privado;  o sea,   desde los propios habitantes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)