20 de July de 2009 00:00

Las bandas saludaron a Guayaquil

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Guayaquil

Los tonos marciales estaban a cargo de la banda integrada por personal de  los  departamentos de la Comisión de Tránsito del Guayas (CTG). El paso de los estudiantes de la Escuela de Oficiales y Tropa  abrió ayer el desfile, a las 10:30.

Más de 500 uniformados recorrieron la avenida 9 de Octubre, como parte del homenaje a Guayaquil, por las fiestas julianas.

Con los tradicionales cascos blancos, los vigilantes de tránsito de las delegaciones urbanas y rurales de la CTG saludaron al público que se apostó en los costados de esa arteria céntrica.

Desde la tarima principal, ubicada en la intersección con la calle Pichincha, dos oficiales anunciaban el paso de las diferentes unidades operativas. “Con gallardía, los vigilantes de tránsito rinden homenaje a Guayaquil”, se escuchaba desde los altoparlantes. En ese momento, los 120 instructores del Departamento de Educación Vial marcaban el saludo a las autoridades y al público que miraba desde la acera.

A Patricio Ecuador, un turista quiteño, le llamó la atención el diseño de un puente peatonal montado sobre una carroza. Esa alegoría representaba el respeto del peatón a la Ley de Tránsito. También fue el espacio para mostrar los diseños de uniformes que usaron los vigilantes a lo largo de sus 50 años de creación.

“Aquí viene la Escolta Presidencial de la CTG”, advirtió el animador del evento. De inmediato, el líder del equipo circuló parado sobre su moto ondeando la bandera de la institución. Seguido por el resto de motorizados que también conducía las motocicletas. “Eso está muy bonito”, comentó Angélica Montes a su hijo.

Este es el primer desfile, al estilo de una parada militar, que realiza la Comisión de Tránsito en honor a Guayaquil. Unos 800 vehículos, entre patrullas, grúas y motos, fueron parte de la presentación.

Casi a la par, en el norte de Guayaquil, miles de estudiantes de escuelas y colegios pusieron el toque de alegría en otro desfile. En la avenida Agustín Freire (ciudadela La Garzota), las alumnas del Colegio Fiscal Assad Bucaram lanzaban  las cachiporras al aire, al ritmo de una bomba del Chota, entonada por la banda musical.

Detrás, las bastoneras del colegio José María Egas se movían al compás de la batucada brasileña, caracterizada por la presencia de los   tambores y triángulos.
Natividad Parrales, inspectora del Colegio, contó que los 70 alumnos que participaron en el desfile ensayaron tres veces a la semana. “Bailan y tocan de todo, hasta reggaetón”.

Un kilómetro más adelante, sobre la avenida Antonio Parra Velasco (Sauces), los estudiantes de la Academia Naval Illingworth marcharon con los estandartes de Ecuador y Guayaquil. El sonar de los tambores se escuchaba en toda la avenida. Desde los balcones, los habitantes de la zona aplaudían al paso de los jóvenes.

Los típicos trajes celeste y blanco y sus sombreros de paja que vestían  las alumnas del Colegio Provincia de Galápagos atrajeron la mirada de los transeúntes. Los  conductores estacionaron  sus vehículos  a los costados, para  no perderse detalles. Al final, todos quedaron contentos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)