7 de December de 2009 00:00

Los bancos de células madre son una inversión segura a futuro

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil

Tener una cuenta de ahorros para su hijo es solo un paso para concretar planes a futuro. Pero cuando de salud se trata, conservar un capital va más allá del dinero.

Invertir en un depósito de células madre, por ejemplo, lo puede sacar de apuros durante una enfermedad severa. Una forma sencilla para obtener una reserva segura es la extracción de la sangre del cordón umbilical.

El cordón  y  la  placenta,  que   casi siempre se  desechan,  son  ricos  en células vírgenes, que forman los    órganos  y  nervios del bebé. Estas  pueden regenerarse y por ello ayudan a   combatir  la  leucemia,  linfomas y otros males.

“Lo  que  antes  se  botaba,  hoy ha  revolucionado a  la medicina regenerativa. Estas células  son la penicilina de este siglo”,  dice Gabriel López, gerente general de Biocells Discoveries, el único banco de células madre   en el país que tiene laboratorios.

Con  la  ayuda  de un ‘kit’,   el médico encargado del parto  recoge  las muestras en una bolsa hermética. El flujo de sangre del cordón   varía entre   40  y 200 mililitros. Eso  determinará el número de   células, de hasta 800 millones,  un potente escudo inmunológico.   El proceso es indoloro y apenas toma  cinco  minutos.

La muestra  es trasladada al laboratorio.  Lo  recomendable  es que ese lapso no  sobrepase las 24 horas. López explica que la sangre debe mantenerse  entre  15-25°C, para   aprovechar  al máximo todas las   células.

Luego de varias pruebas, incluso exámenes de sangre  de la madre para detectar posibles  patologías,   se separan los glóbulos rojos y el plasma. La muestra final es solo de glóbulos blancos, que concentran   células  madre.

La crioconservación es el siguiente paso. En los laboratorios de Biocells, en Quito,  se almacenan unas 2 000 muestras. Las células van  a un  recipiente especial (plástico o acero inoxidable). Son sometidas a  temperaturas  de hasta -80 °C, con     un sistema computarizado y al final   pasan a un tanque de  almacenamiento, con   nitrógeno líquido, a  -196 °C.

Un proceso similar aplica Cordón de Vida Ecuador,   otro banco de células madre. Sus oficinas están en  el Omnihospital, norte de Guayaquil. Sus muestras se procesan en  laboratorios de Panamá  y  EE.UU.  (Family Cord).   

Su gerente general, Ricardo Noboa, explica que ahí se  conservan  200 muestras locales.    Para él, las  células son un seguro de vida contra más de 70 enfermedades.  “Hay muchos avances para tratar la  leucemia, en   la  regeneración de tejidos cardíacos y hasta para el   Parkinson  y el  Alzheimer”.   Incluso   hay  estudios para  curar la  diabetes infantil.

Otra de las ventajas es que las células tienen un  100%  de compatibilidad con el niño donante, por lo que no  hay riesgo de rechazo al  trasplante. También  se pueden  usar  en   hermanos y  padres, con un  25% de aceptación.

Otros tratamientos, como el trasplante de médula ósea  o la  adquisición de células de otras personas, puede costar hasta USD 25 000. Pero   almacenar  células  cuesta entre   USD 929 y 1 150, para  su    recolección y   tratamiento. Las  cuotas  de conservación  son de   USD 145 al año.

Desde su descubrimiento en 1983, las células madre han beneficiado con trasplantes a más de  8 000 personas en el mundo. 

Los avances no solo se limitan al cordón umbilical. En CryoMed, un laboratorio con licencia de CryoCell de EE.UU.   y donde hay   4 000 muestras del país, se analiza la  sangre menstrual. El plan iniciaría en  marzo. 

Lo recomendable es tomar la muestra en el segundo y tercer días del ciclo, cuando el flujo es abundante.  Anat Zoldan, gerente   de CryoMed, dice que la  meta es preservar   la vida de la madre.   “Creemos que el cordón y la sangre menstrual  son desechables, pero dan    esperanza de vida”.

Testimonio
Roxana Vera / Cliente Biocells
‘Mi hija está protegida’

Buscaba una  esperanza de vida.  A mi esposo le diagnosticaron leucemia 15 días antes de enterarme que estaba embarazada.  Investigué   y averigüé que las células madre de nuestra hija podían   salvarle   la vida.

Consulté a   mi ginecóloga y me habló de los bancos de células madre. Me contacté  con  Biocells,  donde   me explicaron   cuál sería la función de  las células en el  momento del   trasplante. 

Lastimosamente, el trasplante no se pudo concretar. Mi esposo falleció,  pero en definitiva mi hija está protegida porque sus células madre están guardadas.

Ahora  mi bebé  va a cumplir 9 meses.  Gracias a Dios está   sana y     segura para  su futuro.

En el proceso

Estados Unidos autorizó, desde el   miércoles, la utilización de 13 nuevas líneas de células madre embrionarias humanas para investigación pública.

Las células madre    embrionarias   forman, entre los cuatro y cinco días, parte de la masa celular interna del  embrión. Estas tienen la capacidad de formar todos los tipos celulares de un organismo adulto.

Según las   reglamentaciones, estas líneas de células madre son derivadas de embriones que fueron donados bajo un proceso ético de consentimiento informado.

El Instituto Nacional para la Salud de Estados Unidos señala que actualmente hay otras 96 líneas de células madre en proceso de aprobación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)