9 de octubre de 2015 00:00

El Banco Central del Ecuador puede inyectar hasta USD 800 millones al Fisco

En la foto, la primera sesión de la Junta de Regulación, realizada en septiembre del 2014. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

En la foto, la primera sesión de la Junta de Regulación, realizada en septiembre del 2014. Foto: Archivo/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 64
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 6
Mónica Orozco

El Banco Central del Ecuador (BCE) podrá inyectar hasta USD 800 millones en liquidez al Gobierno Central. En abril pasado el ente había señalado que no compraría más bonos estatales en este año.

Mediante resolución 135-2015-M, del 1 de octubre pasado y que se hizo pública esta semana, la Junta de Regulación Monetaria y Financiera resolvió asignar este cupo para la compra de títulos y obligaciones del Ministerio de Finanzas.

No es la primera vez que la entidad realiza este tipo de operaciones, creadas a través del Código Monetario que se aprobó en septiembre del 2014.

En marzo pasado, las autoridades del BCE confirmaron que habían inyectado más de USD 1 000 millones al Gobierno en liquidez a través de la compra de bonos. De esos, 673 millones fueron compras de papeles al Ministerio de Finanzas y el resto a la banca pública.

El entonces gerente del BCE, Mateo Villalba, enfatizó que en este año no se realizaría una nueva compra de bonos. “Tenemos la caída del precio del crudo, apreciación del dólar, tenemos un panorama económico complejo y debemos mantener un nivel de reservas para enfrentar esos desafíos”.

Diego Martínez, delegado del Ejecutivo a la Junta Reguladora y quien desde el 12 de agosto pasado es gerente del BCE, también indicó en ese entonces que “ninguna de estas operaciones irá más allá del primer semestre de este año”.

El tema no se quedó en anuncios sino que la Junta de Regulación lo dejó sentado en la resolución 046 aprobada el 1 de abril pasado.

A través de esa norma, se decidió no asignar cupos para la compra de papeles de Finanzas más allá del saldo que hasta ese momento mantenía (USD 673 millones a esa fecha).
Pero el organismo revisó esta decisión este mes y asignó un cupo de USD 800 millones.

En la resolución no se detallan las condiciones de los papeles ni si se adquirirán este año. Este Diario solicitó la versión de la Junta sobre esta decisión, pero hasta el cierre de la edición no recibió respuesta.

Hay países con moneda propia que pueden emitir dinero. En esos casos, el Banco Central puede emitir billetes y comprar bonos del Gobierno.

El economista y profesor de la Espol, Manuel González, comenta que este tipo de operaciones se dieron en EE.UU. después de la crisis financiera del 2008-2009, como un mecanismo para impulsar la economía con bajas tasas de interés de largo plazo. Pero explica que, en una economía dolarizada como la de Ecuador, el BCE no puede emitir dinero para adquirir estos bonos, “aunque tiene la discrecionalidad para hacer sus inversiones, todo depende de los recursos disponibles que tenga para invertir”.

Las reservas del Ecuador no pueden compararse con las de Perú o Bolivia, porque en esos países esos recursos son el respaldo del circulante monetario.

En Ecuador, la reserva monetaria no tiene el mismo concepto, sino que funciona como si se tratara de una “cuenta bancaria”, donde se deposita el dinero del Gobierno, de actores privados como bancos y de entes autónomos del sector público como los municipios.

Para el exgerente del Banco Central, Rodrigo Espinosa, el BCE está inyectando dinero al Gobierno en momentos en que la reserva no tiene suficiente liquidez. “La compra de bonos generará una caída de la liquidez”. El cupo -dice- es mayor de lo que el país podría conseguir de la banca internacional este momento. “En esta coyuntura, el BCE debería pensar en estar lo más líquido para enfrentar los problemas financieros de la economía”, sugirió.

Para González, el problema de este tipo operaciones es la incertidumbre que puede generar en el sector privado. “Los agentes pueden percibir que sus depósitos están en riesgo y la banca privada puede perder la confianza del público”.

Espinosa teme que el BCE, con este tipo de operaciones, pueda permitir que el Estado continúe con su política de gasto público. Cree que se deberían informar las condiciones (tasa y plazo) de los bonos.

En los balances que publica el BCE hay una cuenta denominada “Valores Distintos de Acciones” que registra este tipo de operaciones.

Esta cuenta, entre el 30 de septiembre pasado y el 2 de octubre, es decir en tres días, subió USD 300 millones, al pasar de USD 500 millones a USD 800 millones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (1)