10 de March de 2010 00:00

En Bahía de Caráquez no hay control a las construcciones

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Manta

Después del terremoto de 7,1 grados en la escala de Richter  que soportó Bahía de Caráquez, el 4 de agosto  1998, los recuerdos del movimiento  aún están latentes entre los residentes del lugar.

La casa de María Luisa Robalino se cayó a causa del movimiento telúrico. Ella recuerda que su inmueble estaba ubicado en la avenida Bolívar, a 300 metros del malecón de la ciudad. “Allí quedó solo el terreno y ahora vivo con uno de mis hijos”.

La vivienda  de Robalino, de 82 años, fue una de las 274 que quedaron destruidas después del sismo. Otras 605 edificaciones fueron afectadas. Hubo  tres muertos y 1 240 damnificados.

Después de casi 12 años de la tragedia, el Municipio de Sucre, a donde pertenece Bahía de Caráquez,   aún no ha creado   una ordenanza que exija que las   construcciones sean con estructura sismorresistente.

“Queda a criterio del constructor ponerle atención a las medidas de prevención, a la hora de construir”, comenta  Octavio Mora, arquitecto.

Vicente León, jefe del Departamento de Planeamiento Urbano del Municipio, reconoce que el tema de ordenamiento no ha tenido un avance significativo.

La única guía que tiene la entidad es un estudio  que realizaron técnicos de la Escuela Politécnica Nacional. 
Allí se definieron  los retiros  entre viviendas y la consistencia de las estructuras, teniendo en cuenta la ubicación geográfica.

Según  León, para los próximos meses se propondrá una ordenanza para  controlar las nuevas  construcciones.  

Después del terremoto, la única obra de importancia  es la construcción del puente sobre el  río Chone. Su estructura es resistente  a sismos. Así lo asegura Pedro Mosquera, superintendente de construcciones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)