18 de abril de 2016 17:24

Azuayo que murió en el terremoto es velado en Gualaceo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 6
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Lineida Castillo

Cerca de las 11:00 de este lunes 18 de abril del 2016 arribó a su natal Gualaceo, en la provincia de Azuay, el cuerpo de Aníbal Ulloa, de 45 años, quien falleció en el terremoto que se registró el 16 de abril en el Ecuador.

Ulloa vivía en la parroquia Canoa, perteneciente al cantón San Vicente, en la provincia de Manabí. Allí hace 10 años construyó el hotel Macondo Lodge, con los ahorros de más de 10 años de trabajar en Estados Unidos.

Esa zona turística es una de las más afectadas por el movimiento telúrico. Según amigos, Ulloa laboró en Estados Unidos como chef y por eso se interesó por la actividad turística. Cuando retornó definitivamente, recorrió algunas zonas del país y le llamó la atención Canoa, por ser una playa de bastante diversión.

Allí conoció a su pareja, Berthy Gómez y decidieron invertir en la zona. Ambos fallecieron aplastados por una pared del hotel. Mientras que otras tres personas fueron rescatadas con vida.
Al momento del sismo, las siete personas se servían unos alimentos.

Aníbal Ulloa tenía otros cuatro hermanos, que tampoco viven en Gualaceo. Uno que está radicado en Quito conoció de la tragedia e intentó llegar a Canoas, pero le fue imposible porque las vías están afectadas.

Por ello, realizó los trámites a través de otras personas y recibió el cadáver en el trayecto a Azuay. Aníbal Ulloa es velado en una sala del Sindicato de Choferes de Gualaceo, lugar al que siempre soñó con regresar. Su sepelio está previsto para este martes 19 de abril.

Entretanto, mientras todas las instituciones públicas se han unido en una gran cruzada para recolectar las donaciones de los azuayos, otras empiezan a evaluar los daños de sus estructuras. Por ejemplo, los habitantes de la iglesia de la parroquia de Zhidmad, en Gualaceo, confirmaron la inclinación de su cúpula.

La infraestructura permanece acordonada con cintas de peligro. Los técnicos del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural piensan reconstruir parte de la cúpula, pero aún se espera otras inspecciones.

La edificación del Conservatorio de Música José María Rodríguez en Cuenca, en el sur del Ecuador, también registra fisuras en las paredes y piso. Por esa razón, las clases se suspendieron hasta realizar una revisión integral de la construcción.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)