19 de noviembre de 2014 16:27

Ayotzinapa marca un hito en la protesta social a través de Internet

Activistas de Amnistía Internacional se hicieron eco a través de una protesta en Berlín,  Alemania,  de lo sucedido en Ayotzinapa. Foto: EFE.

Activistas de Amnistía Internacional se hicieron eco a través de una protesta en Berlín, Alemania, de lo sucedido en Ayotzinapa. Foto: EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

Hace dos meses pocos sabían dónde estaba el pequeño barrio mexicano de Ayotzinapa. Hoy son millones los que hablan de lo sucedido a 43 de sus estudiantes gracias, en muchos casos, a las redes sociales que han multiplicado esta historia de violencia y corrupción.

El especialista en redes sociales Javier Murillo ha analizado la repercusión del tema a nivel mundial y, según sus cálculos, hay unos 60 millones de personas vinculadas con mensajes sobre Ayotzinapa.

En distintos países del mundo han leído, publicado, comentado o reproducido información sobre la desaparición de 43 jóvenes mexicanos en el municipio de Iguala el pasado 26 de septiembre, a manos de policías locales, tras una violenta noche en la que murieron seis personas.

"Desde 2011 que yo vengo monitoreando las redes (el caso de los estudiantes de Ayotzinapa) ha sido lo más importante" que ha sucedido, en volumen de comentarios y de mensajes relacionados, dijo Murillo, quien en su trayectoria ha analizado desde procesos electorales hasta movimientos sociales en los que las redes han intervenido.

En la red social Twitter, por ejemplo, se han detectado en México y en el mundo aproximadamente 15 "trending topics" (temas más comentados) asociados al caso y entre todos se han generado más de un millón de mensajes a manos de 350 000 personas, vistos por 60 millones.

Las etiquetas más comentadas, #Ayotzinapa y el #YaMeCansé, hacen referencia a la frase del fiscal general, Jesús Murillo Karam, en una rueda de prensa en la que informó de que hay muchas posibilidades de que los jóvenes estén muertos.

Esta última frase lleva días entre los temas más comentados en las redes, ya que se convirtió en la reclamación de miles de mexicanos que expresan su hastío por la violencia y la corrupción existentes en México.

Incluso se ha creado una página web en la que ciudadanos y figuras públicas subensus fotografías con carteles en los que explican las cosas que más les cansan del país.

De hecho, cuenta Javier Murillo, el 69 por ciento de la gente que se refiere a estos temas estos días lo hace "en forma negativa", "en contra del sistema".

"No solo hay un movimiento antigobierno, sino también antisistema", añadió el experto, quien contó que, a diferencia de otros casos, donde hay polos opuestos entre partidos políticos y opiniones equilibradas, esta vez todos están en contra de los políticos y por eso hay tanta participación.

El tema es tan delicado que "cualquier cosa que suceda vuelve a prender las redes", aunque no tenga que ver con el caso, "se relaciona con la falta de gobernabilidad, la ineficacia, la desatención, la complicidad", agregó el experto.

Además, en estos casi dos meses ha habido lapsos de falta de información que provocaron "que la gente se informara entre ellos; en lugar de mantener información constante, la gente desarrolló sus propias teorías".

Las versiones que circulan van de que la desaparición fue planeada por el Gobierno Federal para perjudicar al izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), al que pertenece José Luis Abarca, exalcalde de Iguala y presunto inductor de los hechos, hasta que los estudiantes están vivos y todo es un engaño para desprestigiar a las autoridades nacionales.

A diferencia de otras situaciones en que las redes sociales han sido utilizadas para convocar a actos de protesta, no ha sucedido así en este caso y las redes se han usado sobre todo para la crítica.

La mayoría de las movilizaciones, dijo Murillo, no han surgido ni se han "coordinado dentro de los medios digitales, sino de forma tradicional".

"La gente sí está avisando a los demás de lo que está sucediendo, se indigna, sugieren a otros que lean ciertos temas", añadió.

Murillo está convencido de que el papel de las redes sociales como generadoras de opinión pública y de crítica está haciendo que en el Gobierno "todos estén monitoreando el tema" y que cada vez se perciba "más en serio" este tipo de asuntos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)