25 de marzo de 2015 11:38

Un avión 'hecho trizas' diseminado en la montaña

Miembros de los servicios de rescate caminan entre fragmentos del avión esparcidos por un área de alta montaña en los Alpes franceses, cerca de la localidad de Seyne-les-Alpes, en el sureste de Francia, hoy, miércoles 25 de marzo de 2015. Foto: EFE

Miembros de los servicios de rescate caminan entre fragmentos del avión esparcidos por un área de alta montaña en los Alpes franceses, cerca de la localidad de Seyne-les-Alpes, en el sureste de Francia, hoy, miércoles 25 de marzo de 2015. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 6
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
Agencia AFP
Le Vernet, Francia

“No se ve nada”, sólo una humareda y puntos blancos apenas identificables en las laderas de una montaña abrupta, cuentan los habitantes del pueblo francés Le Vernet, cercano al lugar donde se estrelló el avión de Gernmanwings.

Mientras preparan a Le Vernet, en los Alpes franceses, para para recibir a los familiares de las 150 víctimas del accidente, los habitantes relatan sus primeras impresiones.

“El problema es que no se ve nada cuando se está frente al lugar. Hay que saber que un avión se estrelló para comprender”, cuenta Jean-Louis Bietrix, guía de alta montaña de 62 años de edad.

Junto con otros habitantes de Le Vernet, fue uno de los primeros a llegar al lugar del accidente, el martes (25 de marzo del 2015) al mediodía, para acompañar a los gendarmes que no conocían la zona.

Para acceder a ella, hay que circular durante 20 minutos por una ruta difícil de 5 Km hasta llegar al puerto de Mariaud (1.561 metros de altitud) con un “4X4 un tanto potente", “de lo contrario no se puede pasar”, cuenta Richard Bertrand, lugareño de 64 años.

Después hay que marchar 30 a 40 minutos en un terreno muy accidentado. “Ni siquiera es un camino, por ahí hay sólo vacas”, precisa.

Todos los accesos hacia el lugar del accidente fueron bloqueados el miércoles por la gendarmería.

'Restos desperdigados en un radio de 500 metros'

El martes, poco después de las 10:30, Jean-Marie Michel, vicealcalde del pueblo, de 70 años, vio “un gran humareda”, pero “no oyó nada”.

“Cuando Richard me llamó, le dije: 'no te enloquezcas, debe ser un fuego de monte'. Sólo me di cuenta de lo sucedido verdaderamente cuando vi los helicópteros dando vueltas”, cuenta.

Al acompañar a los gendarmes hasta el puerto, pude ver restos “desperdigados en un radio de 500 metros”, “había por todos lados” y algunos “humeaban todavía”.

El avión “chocó con toda la fuerza contra la pared abrupta” de la montaña, cuenta Jean-Marie. “Cuando se ve el tamaño de los pedazos del aparato, se puede imaginar lo que fue para los seres humanos”, dice.

Jean-Louis Bietrix, que se acercó al límite de la zona del choque, describe “pequeños trozos blancos que no se asemejan a nada”. “Los dos pedazos más grandes tienen apenas el tamaño de la mitad de un auto”, dice.

- Avión 'hecho trizas' -

El avión “está verdaderamente hecho migas. Es algo muy triste”, comenta el guía, que dice que no vio nada que pueda ser cuerpos de pasajeros. “Pero pensamos en ellos”, agrega.

“Es increíble, un Airbus es algo enorme y cuando se llega al lugar no se ve nada, es impactante”, comenta.

La tarea de los gendarmes a cargo de la investigación se presenta más que ardua, ya que se trata de un lugar en el que las rocas no son firmes, lo que hace temer riesgos de caída de piedras.

“Prácticamente es un muro. Van a tener que ir encordados”, estima Richard Bertrand.

“Y dada la zona y las condiciones, la tarea será larga” considera asimismo Bernard Bartolini, alcalde de Prads-Haute-Bléone, pueblo de 195 habitantes, en cuyo territorio tuvo lugar el accidente.

Bartolini hizo poner las banderas a media asta en la alcaldía del pueblo, y pidió refuerzos administrativos para redactar los 150 certificados de defunción de las víctimas. “Habitualmente, hacemos uno o dos por año”, agrega.

Una ceremonia de duelo tendrá lugar el miércoles por la tarde en un campo de Le Vernet, frente a la montaña. Gendarmes, bomberos y autoridades locales trabajaban para instalar tiendas de campaña y asegurar la zona para recibir a las familias de las víctimas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)