9 de febrero de 2015 19:31

La avenida Francisco de Orellana aglutina 213 negocios en el valle

Los sábados, en las afueras de los locales comerciales cercanos al parque central de Cumbayá, la afluencia de clientes es alta. Foto: Jenny Navarro / EL COMERCIO.

Los sábados, en las afueras de los locales comerciales cercanos al parque central de Cumbayá, la afluencia de clientes es alta. Foto: Jenny Navarro / EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 4
Contento 7
Valeria Heredia

La concentración de negocios exclusivos tiene su espacio en el valle de Tumbaco. Se trata de la avenida Francisco de Orellana, que cruza las parroquias rurales de Cumbayá y Tumbaco.

Habitantes de este valle y de Quito acuden en familia o con amigos. Pasean por las calles, que mezclan lo antiguo y lo moderno, y entran a los diferentes locales. Son cuatro kilómetros que tiene en total esta vía. De estos dos corresponden a la parroquia de Cumbayá, en los cuales se asientan locales de primera categoría.

Es una tendencia que se inició hace una década, se consolidó hace cinco y va creciendo. En los últimos dos años se instalaron 25 negocios como tiendas de diseñadores de modas y de muebles, restaurantes de comida internacional, galerías y otras, cuenta Gustavo Valdez, presidente de la Junta Parroquial de Cumbayá.

En un recorrido que realizó este Diario se contabilizó 120 locales en estos dos kilómetros que se caracterizan por ser negocios temáticos o que ofrecen productos o servicios especializados. A las antes mencionadas se suman almacenes con productos internacionales, boutiques y los spas.

El favorito de Carmen Viteri es La Bakery, localizado frente a la entrada de El Chaquiñán. A ella, como a los cerca de 50 clientes que acuden usualmente, le gusta porque ofrece desayunos de estilo americano. “Me fascina la variedad, el ambiente y la atención de primera”.

Los sábados, en las afueras de los locales comerciales cercanos al parque central de Cumbayá, la afluencia de clientes es alta. Foto: Jenny Navarro / EL COMERCIO.

Este es uno de los 25 locales nuevos que se consolidaron en los dos últimos años en esta avenida. La Bakery se instaló hace cuatro meses. Verónica Borja, propietaria, indica que esta vía se convirtió en un sitio comercial de élite. Por ejemplo, en este restaurante, el precio de un desayuno alcanza los USD 10; hay otros que el costo llega a USD 15.

Otros negocios que llaman la atención en esta arteria, que inicia en el redondel de Las Bañistas y finaliza en la av. Belermo, son los locales que abrieron diseñadoras de ropa. Valentina Goñi, Florencia Dávalos, Dayo González, Mercedes Reece son algunas de las que le apostaron a este sector. Las tres primeras se unieron en un local. Valentina confecciona trajes de baño, Florencia diseña ropa y Dayo, accesorios, carteras, zapatos...

Florencia Dávalos, diseñadora, cuenta que eligió Cumbayá porque el ‘target’ de clientes es medio alto y alto. Al día acude cerca de 20 personas. Los precios de su última colección ‘Philharmonics’ están entre USD 65 y 170. María José Oña asegura que hay bastantes facilidades para adquirir los objetos que son de su gusto.

Otro local es la galería La Étnica. Ofrece adornos para la decoración de interiores y exteriores. Son productos importados de Italia e India, los mismos que se los trae una sola vez. Gonzalo Toro, uno de los 15 clientes que van al día, relata que le gusta el material y la calidad. Por ejemplo, un mueble alcanza los USD 600.

El puente sobre el río San Pedro, conocido como El Socavón, es el límite entre Cumbayá y Tumbaco. Aquí la situación cambia, ya que en el primer tramo hay unos ocho conjuntos habitacionales.

Los sábados, en las afueras de los locales comerciales cercanos al parque central de Cumbayá, la afluencia de clientes es alta. Foto: Jenny Navarro / EL COMERCIO.

Este sector es un lugar residencial, en el que predominan los negocios familiares (pequeños). Aquí hay tres locales exclusivos: Alportico Trattoria es uno de estos. Nicole Vera, administradora, asegura que en este tramo el negocio todavía es reducido ya que los clientes piensan que, a partir del parque Los Algarrobos, el sector es residencial; pero, ya se están asentando nuevos locales como un gimnasio y otro restaurante.

Fabián Espinosa, urbanista, dice que esta dinámica es parte natural del proceso de evolución de una ciudad y responde a lo que pasa en el entorno.

En contexto
El valle de Tumbaco se ha constituido en una zona residencial y, en los últimos años, comercial, donde sobresalen los negocios de clases media alta y alta. Esta situación se hizo más visible con la presencia del Aeropuerto Mariscal Sucre, en la parroquia de Tababela.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)