29 de septiembre de 2016 10:53

Avanza, en la cabeza de lista para la Asamblea

Edwin Ortega, a su salida del complejo judicial La Florida, en Guayaquil, durante una audiencia, en agosto pasado. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Edwin Ortega, a su salida del complejo judicial La Florida, en Guayaquil, durante una audiencia, en agosto pasado. Foto: Enrique Pesantes / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 73
Triste 3
Indiferente 7
Sorprendido 1
Contento 15
Jorge González
politica@elcomercio.com

La Unidad hace públicos hoy, en Guayaquil, los nombres de sus principales candidatos para las elecciones del 2017.

El escenario más probable, según el último análisis que se hizo en esa alianza de centro-derecha, es que la presidenciable sea Cynthia Viteri, como lo había mocionado el socialcristianismo.

La lista nacional de asambleístas, en cambio, estaría liderada por Ramiro González, de Avanza, Cristina Reyes, del Partido Social Cristiano (PSC) y César Rodríguez, de Juntos Podemos. En ese orden.

La cabeza de lista se la llevó el movimiento del exfuncionario de este Gobierno, luego de un cabildeo interno.

En un principio hubo críticas por su pasado correísta. González fue funcionario del Gobierno en instituciones claves, como el Seguro Social o el Ministerio de Industrias y Productividad.

El partido Avanza se alejó del oficialismo desde el año pasado. Hubo diferencias en el manejo económico y tributario, lo que originó tensiones.

En el análisis político que se hizo en la Unidad, también se destacó el papel que ha tenido Avanza en la consolidación
de ese frente de oposición del que ahora es parte.

En junio pasado, por ejemplo, cuando el socialcristianismo presentó a Cynthia Viteri como su precandidata presidencial ante el grupo, hubo descontento de Juntos Podemos, del prefecto azuayo Paúl Carrasco. La organización argumentó que no hubo un consenso previo e intentó dejar la coalición. Incluso, Carrasco comentó que no apoyaría a Viteri. Entonces, la consigna de Avanza fue sostener la alianza.

González, quien antes militó en las filas de la Izquierda Democrática, con la que fue prefecto de Pichincha en dos ocasiones, facilitó los acercamientos entre los integrantes. Aunque también hubo otros actores que defendieron el diálogo entre las partes.

Las conversaciones para restablecer las relaciones políticas fueron llevadas a Tababela (Pichincha) y ahí se determinó la posibilidad de presentar precandidaturas presidenciales. Además, se acordó que cada fuerza tenga la libertad de hablar con cualquier movimiento político para ampliar esa unidad.

Henry Cucalón, legislador del Partido Social Cristiano, destaca que Avanza tiene una estructura nacional y un antecedente de buenos resultados electorales, lo que le convierte en un aliado importante.

Avanza fue creado en marzo del 2012. Se presentó como un afín del oficialismo y en las presidenciales del 2013, respaldó la reelección de Correa. ­Logró cinco legisladores en Manabí, Galápagos, Pastaza, Imbabura y Cañar.

En el 2014, en las seccionales llegó a ser la segunda fuerza del país por sus resultados: logró 864 dignidades, detrás de las 2 163 de Alianza País (AP). En provincias ganó varias alcaldías, como en Imbabura, donde logró seis de las siete alcaldías y además la Prefectura.

Cucalón desestimó las críticas por la presencia de Avanza en la Unidad por su pasado correísta. Cree que dentro de la convergencia se impondrá una nueva etapa política para el país. “Nosotros estamos comprometidos en algo que supera el tema ideológico, de las actuales circunstancias históricas que vive el Ecuador, lo regional y partidista, que es la construcción de una convergencia nacional que va más allá del tema electoral del 2017”.
El analista Alfredo Negrete explica que Avanza también gana al estar en un alianza, sobre todo porque el país ahora vive una “extrema fragmentación”.

Según el Código de la Democracia, los partidos políticos necesitan al menos el 4% del padrón electoral, entre otros requisitos, para que su vigencia no peligre. Por eso, mientras más actores haya, será más complicado captar la mayor cantidad de votos.

La analista política Patricia de la Torre cree que tanto la lista 8 como los líderes de la Unidad se “necesitan” porque “hay intereses políticos que sobresalen respecto a un plan de gobierno”.

Ella afirmó que Avanza “se dio cuenta” que no puede ir sola y que los grupos de la coalición necesitan llegar a jurisdicciones en las que no tienen presencia partidista.

“González no ha modificado su estrategia política. Antes alcanzó resultados políticos de la mano del oficialismo, hoy se va con las cabezas de la oposición (…) Él está en una instancia partidaria y saca todo lo que puede, se puede leer que se une en una especie de oportunismo, más que por ideología”.

De su parte, el secretario nacional de la lista 8, John Argudo, refirió que la fortaleza del partido es que están consolidados a nivel nacional y que ello ayudará a que la Unidad se imponga en las cuatro regiones del país, además del trabajo de las otras organizaciones.

“Una vez que se consolide el trabajo de la Unidad, Avanza va a mostrar su potencialidad. Somos una organización que no hacemos mucha alharaca y a la hora de la hora sumamos voto porque sabemos trabajar con nuestra estructura. Ese es el aval de Avanza para cualquier tipo de Unidad”, indicó.

Para Negrete, el partido no debe considerar únicamente los resultados electorales pasados, pues cree que hoy el ciudadano espera propuestas y proyectos porque las situaciones y realidades del ciudadano “han evolucionado”.

En contexto

La Unidad se creó como una opción crítica al Gobierno actual. La conforman el Partido Social Cristiano, Juntos Podemos, Concertación y líderes políticos como Marcelino Chumpi. Busca ser en los comicios el referente de la centro-derecha.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (15)