7 de abril de 2015 09:48

Autoridades en Kenia piden prolongar detención de sospechosos por matanza

Varios estudiantes encienden velas durante una manifestación para pedir más seguridad en los centros universitarios tras el ataque yihadista a la Universidad de Garissa en las calles de Nairobi, Kenia hoy 7 de abril de 2015. Foto: EFE

Varios estudiantes encienden velas durante una manifestación para pedir más seguridad en los centros universitarios tras el ataque yihadista a la Universidad de Garissa en las calles de Nairobi, Kenia hoy 7 de abril de 2015. Foto: EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP
Nairobi

Las autoridades de Kenia que investigan la matanza perpetrada el 2 de abril por un comando shebab en la Universidad de Garissa prorrogaron durante un mes la detención de los sospechosos, en medio de manifestaciones para pedir más seguridad.

“La policía necesita detenerlos más tiempo para concluir las investigaciones” y determinar los cargos penales exactos, dijo el fiscal ante el tribunal, sobre la prolongación de los arrestos de cinco sospechosos kenianos y un ciudadano tanzano.

Los seis sospechosos están acusados de haber ayudado al comando de islamistas somalíes shebab que tomaron la universidad de Garissa durante 16 horas, dejando un total de 148 muertos, de los cuales 142 eran estudiantes.

Este martes, en la principal avenida de Nairobi, unos 200 estudiantes se manifestaron para pedir más seguridad, portando carteles que decían “147 no es sólo un número”, en referencia a las víctimas de la matanza, 148, según las cifras oficiales.

“El gobierno no hace nada” contra la inseguridad, dijo a la AFP Maureen Mucheri, 21 años, una estudiante de ingeniería, que dejó de ir a los centros comerciales y a la iglesia debido a la falta de protección.

Al anochecer, al terminar el tercer y último día de duelo decretado por el gobierno, está prevista una gran velada en el centro de Nairobi.

Mientras tanto, la aviación keniana bombardeó el lunes y destruyó dos bases de los rebeldes shebab en el sur de Somalia.

“Bombardeamos dos bases shebab en la región de Gedo”, dijo a la AFP el portavoz del ejército David Obonyo sin dar ningún balance de víctimas en esta región, fronteriza con Kenia.

El ejército keniano ha bombardeado en varias ocasiones objetivos islamistas en Somalia.

A finales de octubre de 2013 destruyó un campamento de entrenamiento de los islamistas, a unos 300 km de Mogadiscio, asegurando que el comando que atacó el centro comercial Westgate de Nairobi en el que murieron 67 personas un mes antes, se había entrenado en el mismo.

La matanza de la universidad es la más grave en Kenia desde el ataque en 1998 contra la embajada estadounidense en Nairobi, perpetrada por Al Qaeda, en el que murieron 213 personas.

En la universidad, las aulas están vacías, pero todavía son visibles los regueros de sangre seca que hacen pensar en la lenta agonía de los estudiantes heridos.

En la alambrada que rodea el campus todavía se aprecian restos de carne, cabellos y jirones de ropa.

El presidente keniano, Uhuru Kenyatta, ha prometido “una respuesta lo más severa posible” a esta “matanza medieval bárbara”.

Nuevas amenazas
Las autoridades keniatas ofrecen una recompensa de unos
200 000 euros por la captura del supuesto cerebro del ataque, Mohamed Mohamud, alias 'Kuno', un antiguo profesor de una escuela coránica de Garissa, que hace años se integró en las filas de los islamistas somalíes.

El ejército keniano entró en octubre de 2011 en Somalia para combatir a los shebab, que desde entonces han multiplicado los ataques en Kenia. Más tarde se incorporó a la fuerza de la Unión Africana que lucha contra los islamistas.

Antes de la matanza de Garissa, los shebab habían reivindicado sobre todo el ataque de Westgate, los atentados en la región costera de Lamu en junio de 2014 y las ejecuciones a sangre fría de 28 pasajeros de un autobús, y de 36 trabajadores, a finales de 2014 en Mandera, en el extremo noreste del Kenia.

Más de 400 personas han perdido la vida en Kenia desde mediados de 2013 en los ataques reivindicados por los shebab, afines a Al Qaida, o que se les han atribuido.

El sábado amenazaron con una “larga y horrible guerra” y de un “nuevo baño de sangre” a menos que Kenia retire sus tropas en Somalia.

Los shebab fueron expulsados en agosto de 2011 de Mogadiscio y después del conjunto de sus feudos del sur y del centro de Somalia.

Pero siguen controlando amplias zonas rurales y multiplican los atentados en particular en Mogadiscio.

Los shebab han elegido Kenia, país fronterizo, socavado por la corrupción, donde una minoría musulmana joven y marginada constituye el caldo de cultivo del islamismo radical, para realizar ataques espectaculares, destinados a demostrar su osadía, estiman los observadores.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)